Pareja y Familia

Personas mágicas en la crianza

Dicen que las personas mágicas son esas que llegan a tu vida para hacerla mejor, para enriquecerte y acompañarte, así sea temporalmente, en el camino; pero que a su paso por tu vida las cosas se hacen más bonitas o menos difíciles. Contar con personas mágicas desde que somos niños, en pleno proceso de crianza, es maravilloso, porque esas experiencias forman parte de nuestra historia y terminan por darle forma a nuestra esencia más pura.

Mis abuelos hicieron de mi infancia un momento épico. De eso no me queda duda. Y es que mientras más lo pienso, más segura estoy de ello. Y eso fue posible gracias a que mis padres lo permitieron, pero que de alguna manera también lo propiciaron.

Crianza mágica

La mitad de mi primera infancia (desde los 8 meses hasta los 4 años) la viví con mis abuelos maternos; dos seres maravillosos que no pusieron límites a mi imaginación, ni a mis ideas, sino que por el contrario mostraban auténtico interés por conocerlas.

Mis abuelos Pablo y Gladys, fueron esas personas mágicas que marcaron mi vida con su amor incondicional, y que hicieron todo diferente a la crianza estándar a la que estaban acostumbrados, y así fue como crecí colechando sin saberlo, viviendo cada día una aventura en la que ellos también se sumergían, y haciendo paseos por la tarde a la orilla de la playa, aprendiendo de la vida y las ciencias puras mientras jugaba, porque sí, hasta aprendí a sumar jugando con pelotas.

Pero si resumo todo esto, en esta convivencia hubo mucho amor; un amor que ahora veo reflejado en mis padres hacia mis hijas, aunque por ahora no podamos disfrutar del mismo espacio físico.

Puede sonar un poco extraño, pero estoy segura de que mis abuelos fueron las primeras personas mágicas de mi vida, sin que eso quiera decir que mis padres no pertenezcan al mismo grupo, solo es que con ellos todo fue en exceso especial, casi perfecto.

Alguna vez incluso alguien tuvo el atrevimiento de decirme que yo idealizaba a mis abuelos, ¿y qué niño amado por sus abuelos no lo hace? ¿Es acaso eso un pecado?

Me llegó esto a mi WhatsApp y me movió la fibra. Recordé inmediatamente a mis abuelos. Y así será de mágico, que el texto original es de mi querida amiga mágica Johannes Ruíz Pitre y lo puedes leer aquí.

Reconectando desde el amor

Al no dejar cicatrices en mi vida, sino un montón de huellas de profundo amor y respeto, aun hoy los siento cerca de mi corazón todo el tiempo; y cuando se me vuelven a presentar esas personas mágicas en forma de amigos, parientes, de colegas y hasta de vecinos los identifico gracias a todas las lecciones que mis abuelos me dejaron. E increíblemente, aunque a veces esas personas no estén físicamente presentes su huella queda en mi corazón, y se convierten en una película a la que recurro cuando quiero sonreír o saber que no estoy sola.

Paradójicamente, no ha sido hasta ahora que soy mamá que he comprendido el verdadero significado de las personas mágicas que mis abuelos impregnaron en mí, y eso ha sido al conectarme con esa energía mágica de mis hijas, quienes a través de la maternidad han venido a recordarme tantas cosas que la vida adulta me había hecho olvidar, por lo que considero que ahora estoy reaprendiendo a vivir, siempre desde el amor.

Conviértete tú en esa persona mágica que tus hijos necesitan

¿Cómo lo hicieron?

Recordé esto de las personas mágicas esta tarde de domingo mientras escuchábamos –y veíamos- la tormenta desde la puerta de nuestra casa aquí en Budapest. Olí la lluvia, y vi aquellas gotas enormes típicas del verano, que se van secando mientras caen, y volé hasta mi Macuto, pueblo de mi infancia que también fue mágico casi imaginario.

Llegué a la casa de mis abuelos en una calurosa tarde de septiembre, de esas en las que el calor te aprieta la piel, y en las que de la nada arrancaba la lluvia. Era allí cuando empezaba la fiesta en el patio techado de la casa donde me criaron.

Mi abuelo, que era como un niño grande, escondía durante semanas las cajas usadas de detergente con un poco del remanente que quedaba pegado a las paredes de cartón. Esas eran las responsables de convertir el piso de cemento pulido, en una pista de patinaje en la que yo me transformaba.

La única regla era no pararse para evitar las caídas aparatosas, pero de resto todo estaba permitido; las piruetas sobre mis rodillas que hacían de patines y las narraciones al mejor estilo de las Olimpíadas en las que yo me creía una de las hermanas Giusti, que en realidad eran bailarinas de nado sincronizado.

Y entonces, esta tarde, a través de ese recuerdo volví a vivir en esa infancia feliz que quiero para mis hijas, y que su papá y yo procuramos a pesar de la distancia física que tenemos con sus abuelos.

Mis abuelos bañándome por primera vez, una de mis pocas fotos con ambos.

Sé la persona mágica que hubieses querido conocer de niño

¿Has mirado bien quién -o quiénes- pasa por tu corazón? Revisa bien, que estoy segura de que encontrarás una lista de personas maravillosas que han venido a compartir contigo una misión, y su huella ahora te acompaña como parte de tu vida. Tal vez no sea muy grande la lista, en realidad no tiene que serlo, pero cada una de esas personas mágicas ha dejado en ti un aprendizaje, una enseñanza, algo que le ha sumado valor a tu vida y a tu existencia, y que te acompaña como parte de tu esencia, que por cierto es muy útil en este camino de la maternidad.

Pero si no las identificas, entonces conviértete tú en esa persona mágica que tus hijos necesitan, o que tal vez tú amiga que acaba de ser mamá o que se acaba de separar puede estar necesitando. Créeme cuando te digo que al final de todo, las personas mágicas terminan encontrándose unas a otras. ¿Has tenido personas mágicas en tu vida? ¿Las hubo en tu crianza?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply Gi agosto 10, 2020 at 1:48 pm

    Que hermoso esto que me compartes. Realmente hay personas mágicas en nuestras vidas. Mi abuela paterna fue muy especial y me enseño un montón !

  • Reply Carla Sánchez agosto 10, 2020 at 2:04 pm

    Que hermoso leerte! Me siento muy afortunada de reconocer y aprovechar a esas personas mágicas que hacen o hicieron de mi vida mejor ❤️

  • Reply Florsilvestre agosto 10, 2020 at 2:06 pm

    Me encanta cómo describes a esas personas mágicas que tocan nuestras vidas y las hacen mágicas!!! Hoy justamente estaba recordando a mi abuelo, lo divertido, cariñoso y extraordinario que fué con nosotras!!! Gracias personas mágicas por aportar 🤗

  • Reply Maria F Urrutia agosto 10, 2020 at 2:13 pm

    Que bonito Carla! Yo creo que todos tenemos, al menos, una persona mágica que vino en el momento preciso. A veces, también, esas personas mágicas vienen a decirnos qué cosas no estamos haciendo tan bien, pero lo hacen con tal nivel de bondad y empatía, que te transforman la vida

  • Reply Ama agosto 10, 2020 at 2:21 pm

    Es tan cierto que ese amor de abuelos es único… como los extraño! 😔

  • Reply Lina Ocampo agosto 10, 2020 at 2:33 pm

    Así le suelo decir personas mágicas o ángeles de nuestro camino! Que bello post mi muñeca

  • Reply Rose agosto 10, 2020 at 2:40 pm

    Me pasó toda mi infancia en mi mente al leer este texto… nunca había pensado de esta forma! Me diste un regalo con este texto! Ahora mismo voy marcar a unas personas mágicas que pasaron por mi vida y agradecer 🙂 Gracias a ti por este texto!

  • Reply Johannes Ruiz agosto 10, 2020 at 3:18 pm

    La infancia es mágica, y si tenemos la suerte de coincidir con personas que se alinien a la magia, será una experiencia maravillosa

  • Reply Anne Marie Leon agosto 10, 2020 at 4:05 pm

    Este escrito me ha llegado directo al corazón, yo los llamo ángeles, de esos que Dios te manda para que tu vida sea simplemente mejor, me hiciste recordar a varios que he tenido cerca, en mi infancia y mi vida adulta, gracias!

  • Reply Andrea agosto 10, 2020 at 5:13 pm

    Qué lindo! Hace días pensaba así de mi abuela paterna

  • Leave a Reply