pareja y familia
Pareja y Familia

Las he visto, y a mí también me ha pasado

Las he visto secarse las lágrimas con la camisa para que sus hijos no se den cuenta de la injusticia. Las escucho a diario escondiendo su agotamiento con un disfraz de disgusto.

Las leo cuando me dicen, cómo hago si ya no aguanto más.

Yo misma he sentido en mi cuerpo ese peso que no te deja caminar a la velocidad que quieres, esa agonía por los minutos que pasan como horas cuando los niños gritan alrededor, cuando el padre habla de lo que se le ocurre como si a uno le importara, y uno se vuelve invisible.

Sí, yo también he estado ahí. Cansada, molesta, incomoda, con ganas de pegarle en la madre al desconsiderado que hace chistes sobre si he pasado el día durmiendo, porque la mayoría de la sociedad dice que quien cría desde casa, no trabaja.

Cada vez que una seguidora me escribe para preguntarme cómo hago yo, siempre empiezo por decirles que yo no soy especialista en nada más que en ser humana. Humana desde el segundo en el que abro los ojos y entiendo que estoy viva, y que no me interesa ser perfecta, sólo ser feliz para estar en paz.

Por eso siempre digo que así como para la vida, en la maternidad tampoco hay un manual. Yo misma no lo tengo porque no podría seguirlo, soy demasiado distraída para seguir instrucciones al pie de la letra.

Por eso es que las entiendo, las comprendo y las abrazo, porque yo también he estado ahí en ese grito desatinado que le diste a tu hijo hace días cuando tú estabas apurada y él insistía en jugar un rato más; también he estado en esas lágrimas calladas de sentir que tu pareja no te valora simplemente porque pasan los días y sigue sin preguntarte cómo estas, qué hiciste hoy o si al menos tuviste tiempo de comer. Me paseé también por esa calle de ira, que tiene un solo sentido, cuando algún conocido superficialmente bromeó sobre tu agotamiento. Sí, yo también estuve ahí queriendo abofetearlo, sonriendo falsamente para no estallar en llanto.

¿Pero qué hago? ¿Cómo lo controlo?. Siempre es la misma pregunta, y de un tiempo para acá me he dado cuenta que la respuesta es simple. ¡VIVE!

Vive sin el remordimiento del que dirán, sin la tensión por cumplir con quien no es tan importante como tus hijos para ti.

Vive entendiendo que todo esto también pasará, y que más temprano que tarde tu estarás en un sillón o en algún asiento de un bus viendo de lejos a una madre que está en la situación que estás tú hoy, y por dentro la abrazarás… pero es seguro que la envidiaras porque ya tus hijos habrán crecido y tendrás esa sensación de no haber disfrutado tanto como hubieses querido, el tiempo con ellos.

Les escribo esto porque hace rato hablaba con Sára, quien aún no cumple dos años, y le decía “hija, en la vida hay solo tres cosas que no se pueden detener ni ocultar, el tiempo, de dónde venimos y la muerte. Tu papá y yo siempre seremos tus papás, así dejemos de ser profesionales, esposos, amigos, primos de fulano, pero nunca jamás, así como el tiempo nunca dejará de correr, dejaremos de ser tus padres”.

Su carita fue un poema, seguramente habrá pensado ¿qué dijo esta loca?, porque yo misma después de decirlo me quedé fuera de base. Pero a los minutos entendí por qué le decía eso; y es que había vuelto a escuchar a una madre llorar agotada e incomprendida, harta de las malas palabras de su pareja, de la incomprensión de su entorno acerca de cómo ella lleva su vida mientras gasta hasta su última gota de fuerza en atender a sus hijas.

La observaba mientras su esposo, seguía viendo un partido de fútbol y la juzgaba por no poder controlar a las niñas mientras él veía la televisión. ¡Wao! ¿Y él se habrá preguntado si ella hoy tuvo quien controlara a las niñas unos minutos para que ella si quiera fuera al baño en paz?

Seguramente no, y tampoco es que el tipo sea malo, simplemente fue programado así, siendo un poco más robot y un poco meno humano, y se topa con esa humana que ha despertado después de la maternidad, y que sí, está feliz y agradecida de ser madre, pero también quiere continuar con sus planes, con su vida, tener un tiempo para ella, e incluso tener un tiempo solo para él.

Es duro, no lo niego, pero como yo también he estado ahí, les aseguro que de allí también se sale. Es por eso que es tan importante entender que para cuidar a la familia, para criar a los niños, nosotras tenemos que cuidarnos mucho más.

Sí mamá, si tú no estás bien, nadie a tu alrededor, y menos que dependa de ti, podrá estar bien.

Créeme, confía, todo este tiempo de sacrificios, de ser un adorno más en la casa, también pasará y tus hijos serán la mejor recompensa de este tiempo.

Todo pasa.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

20 Comments

  • Reply Lina Ocampo mayo 18, 2020 at 1:36 pm

    Así es mi hermosa. Creo que todas hemos pasado por eso.. las lágrimas son válidas, suspirar y seguir adelante!

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:18 pm

      Siempre adelante.

  • Reply Carla Sanchez mayo 18, 2020 at 1:44 pm

    Así es, la vida viene sin manual de estilo ❤️ Seamos más humanas, todo nuestro proceso está bien mientras nos amemos a nosotras mismas 🙏🏻

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:18 pm

      Eso es primordial, del amor propio nace el amor hacia los demás.

  • Reply Denise mayo 18, 2020 at 2:09 pm

    Definitivamente el estado emocional de mamá marca la diferencia en el estado emocional del resto de la casa. Brindamos balance y seguridad.

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:17 pm

      De acuerdo con esto.

  • Reply Tere mayo 18, 2020 at 2:29 pm

    Yo solo tengo una, pero recuerdo los primeros meses y ese cansancio acumulado . Que difícil . Ahora veo mamás con más de dos y Noc como lo hacen

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:17 pm

      Tienen una fuerza increíble. Yo las admiro un montón.

  • Reply Ama mayo 18, 2020 at 2:42 pm

    Totalmente cierto, si mamá no está bien, el resto de la familia no va a estar bien.

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:16 pm

      Hay que entenderlo y normalizarlo.

  • Reply Nadezda mayo 18, 2020 at 2:42 pm

    Que cierto y que difícil situación, yo siento que para mi esta época fue muy dura, por que en el fondo quería volver a trabajar,quería sentirme productiva y me costo mucho reconocerlo. Por momento sentí que estaba limitando mi vida y mis sueños, me todo hacer el duelo y sanar y volver a empezar entendiendo que es lo que me hace feliz, y es un balance entre mi familia, mis niños y mi propósito.

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:16 pm

      Gracias por compartir tu experiencia, que sin duda enriquecerá a otras mamis en la misma posición.
      Un abrazo.

  • Reply Andrea mayo 18, 2020 at 2:59 pm

    Hablar con nuestras pareja es tan importante! Quizás piensen que podemos con todo y resulta que no es así! Una conversación puede cambiarlo todo

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:15 pm

      Así es Andrea, aunque no a todos los esposos les guste escuchar.

  • Reply Florsilvestre mayo 18, 2020 at 3:14 pm

    Yo creo que todas de alguna manera hemos estado allí!! No es un proceso fácil y es diferente para cada una!!! Luego nos damos cuenta el camino recorrido, los obstáculos superados y lo poderosas que somos!!

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:14 pm

      Coincido contigo y agrego que la maternidad nos implanta un super poder del que muchas veces dudamos, pero siempre está presente.

  • Reply Lorena mayo 18, 2020 at 4:33 pm

    Que bonito esto Carla, siempre les comparto a las mamás que acompaño la importancia del autocuidado, mamá feliz = familia feliz

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:07 pm

      Así es, debemos ser más responsables en transmitir este mensaje a las mamás del mundo.

  • Reply Joha mayo 18, 2020 at 5:16 pm

    Carla me encantó este post, además me gusta cuando dices que no eres perfecta en nada sino en ser humana ¿acaso hay algo más grande y especial que eso? Qué grande eres, me siento feliz de contar contigo. Gracias por ese aliento a las mamás

    • Reply Carla Kratochvill mayo 18, 2020 at 9:06 pm

      Me llenan muchísimo recibir estas palabras de tu parte. Gracias por formar parte de mi vida y de mi tribu.

    Leave a Reply