Maternidad

La llegada del segundo hijo

¿Cómo creamos ese vínculo entre hermanos? Qué hice al convertirme en mamá de dos.

Una de las cosas por las que más me escriben por privado, es para preguntar cómo se lleva Sara con Shanti, porque evidentemente en las redes solemos colgar lo más bonito, lo mejor, pero ¿qué pasa detrás de cámaras? Pues pasa, en nuestro caso, mucho de lo que muestro en las redes.

Durante mucho tiempo había sido reservada con mostrarnos a nosotros en imágenes, pero tras la llegada de Shanti eso ha cambiado un poco y hemos sido más vistos como familia, sin que eso tenga un trasfondo de marketing, sino que simplemente es ese el objeto de mi perfil de blogger, conectar con otras mamis que puedan estar pasando, o no, por las situaciones que nosotros como familia enfrentamos.

Ahora bien, ¿cómo se llevan las niñas? Se los cuento en este post.

Los hechos

Para hacer una introducción corta de cómo criamos a dos niñas lejos del núcleo familiar, es decir, prácticamente solos mi esposo y yo, debo iniciar contándoles un par de cosas. Sara y Shanti se llevan 3 años y medio de diferencia.

Podríamos también decir que el embarazo de Shanti fue buscado y planificado hasta cierto punto, a diferencia de la llegada de Sara que fue sorpresiva. Y siendo así, mucho habíamos hablado del tema en casa, la idea de tener un hermanito, de compartir cosas, etc.

Otra cosa que también me gustaría destacar es que en mi caso soy hija única, así que me ha tocado ir aprendiendo muchas cosas sobre la marcha y a veces incluso controlando el instinto. En cambio, mi esposo es el mayor de tres hermanos y ha sido de mucha ayuda para poner todo en una balanza.

Cuando supimos que el embarazo procedía, nos hicimos una promesa. No había hijos favoritos, los dos serían amados por igual, respetados por igual y satisfechos materialmente por igual en la medida de nuestras posibilidades. Para nosotros es una prioridad que las niñas entiendan que somos un equipo, y que el vínculo que tienen es más fuerte que cualquier otra relación de sus vidas.

Sara siempre que ve algo que le llama la atención en la calle, le cuenta a su hermana de que se trata, y todo el tiempo quiere que lo que ella tiene o recibe, su hermanita también lo tenga.

La noticia del embarazo

La primera persona en saber que estaba embarazada fue Sara, aunque pueda parecer estúpido o sin sentido. Pero las cosas se dieron así; yo me sentía muy mal y tenía la sospecha de un embarazo y un retraso de apenas dos días. Fui a la farmacia en medio de mi malestar, y me hice la prueba casera mientras ella veía un video.

Después de ver el resultado y entrar en un shock profundo, lo primero que hice fue llamar a mi persona de respaldo, una de mis mejores amigas que sabe cómo ayudarme a controlar los ataques de ansiedad, y evidentemente Sara escuchó la conversación.

A partir de ese momento, se convirtió en nuestro secreto hasta que pude confirmar el test de sangre y sentarme con mi esposo a darle la noticia.

La explicación fue muy simple, porque teniendo 3 años se debe tener mucho cuidado con lo que se dice. Básicamente le dije algo así como, “Hija, mamá necesita que le guardes un secreto solo por esta noche, porque creo que el hermanito del que tanto hemos hablado, ya está creciendo en mi barriga, pero primero necesito que un médico me diga que está seguro”.

Ella enseguida se emocionó, yo le explique que no había que tener miedo, que íbamos a vivir muchas aventurar y que ahora ella podría ser la hermana mayor, así como sus amiguitas que ya cumplían ese rol.

Así que desde el primer momento, siento que empecé a sembrar esa conexión entre hermanas.

Más allá de lo que podamos pensar sobre nuestros hijos pequeños, su madurez y capacidad de entendimiento cuando les decimos las palabras adecuadas, cuando los acompañamos y los contenemos, es enorme y no debemos subestimarla nunca.

El embarazo y el hijo mayor

A nosotros nos funcionó muchísimo incluir a Sara en todas las cosas del embarazo en las que ella podía participar. Recuerdo siempre, que sin buscarlo y casi por accidente, Sára estuvo en mi primera ecografía 3D, y la doctora que nos atendió, inmediatamente le pidió que le hablara a la barriga. Ella empezó a cantar la canción que yo le cantaba para dormir en aquella época, y la bebé dentro de mi se dio la vuelta y pudimos verla muchísimo mejor. Era magia para nuestros ojos, como si las dos estuvieran interactuando.

Fue muy importante que desde las primeras semanas ella entendiera que había en mi vientre un bebé creciendo, así que hablarle a la barriga, contarle historias y cantarle eran actividades de nuestra rutina diaria. Sára incluso durante sus siestas de la tarde decía “voy a dormir con mi hermanita”, y se acostaba abrazando mi barriga.

Hablábamos muchísimo con ella para darle seguridad de que nuestro amor hacia ella no cambiaría. Ingeniamos tener un día de mamá ó papá exclusivo para ella, como una especie de cita que tratamos de mantener tras la llegada del nuevo bebé, donde hacemos cosas que a ella le gustan o le apetecen.

Un día, pasados los 6 meses de embarazo, acordamos ir a comprar algunas cosas para la bebé en la que ella tendría poder de decisión, y eso también la ayudó mucho a figurarse que el bebé sería real. Alguien me había recomendado comprarle la misma ropa a las dos, y yo había subestimado este recurso, hasta que un día en una de esas compras, Sara pidió la misma franela para ella y para su hermanita, eso le generó mucha confianza en nuestra palabra sobre el amor que sentíamos hacia las dos.

Así mismo la incluimos en la compra del cochecito (carrito de bebé), pedíamos su opinión y escuchábamos también muy bien sus solicitudes. Y tratamos de cumplir todas las promesas que le hicimos, entendimos que para ella debía ser algo importante, y también tuvimos la suerte de contar con una tribu maravillosa que le decían cosas positivas sobre su actitud hacia mi embarazo y su hermanita.

Ustedes que me leen saben que yo no soy especialista en estas cosas y que lejos estoy de serlo, y que siempre les digo que hay que seguir su instinto, y eso fue lo que básicamente yo hice, seguí mi instinto. En algún momento mi esposo me preguntó si lo estaríamos haciendo bien, y les diré que sí, para nosotros funcionó incluirla, inspirarle confianza en que nuestro amor y respeto se mantendría intacto, enseñarle cómo funcionaban las dinámicas familiares y hablarle con un lenguaje acorde a su edad.

La verdad es que mi hija fue una compañerita de embarazo increíble, y me dio grandes lecciones de vida que le estaré eternamente agradecida.

Así tomaba mi niñita grande las siestas después de saber que un bebé se estaba formando dentro de mi.

Un inciso sobre mi accidente

En este momento específico del embarazo, tuve mucho miedo de haber generado emociones negativas en Sara porque ella vio cuando me caí, estuvo con nosotros en la ambulancia, en el hospital, sus rutinas se vieron totalmente afectadas al estar yo en cama, etc. Ella claramente estaba muy preocupada por su hermanita y por mí, lo llegó a decir y no quería ni siquiera ir a la guardería, pero hablar con ella, explicarle lo que había ocurrido y hacerle ver que yo me iba a recuperar y que el bebé estaba bien, pues hizo una diferencia enorme. Pasó de no querer separarse de mí, a traerme todos los días algún regalito, desde un palito hasta un pan.

Esto me enseñó que más allá de lo que podamos pensar sobre que nuestros hijos son pequeños, su madurez, su capacidad de entendimiento cuando les decimos las palabras adecuadas, cuando los acompañamos y los contenemos, es enorme y no debemos subestimarla nunca.

¿Cómo se equiparan las cargas tras la llegada del bebé?

No es fácil ser mamá de uno y de dos complica un poco las cosas. Sin embargo, mucho depende de nuestro propio autocontrol y de la dinámica en la que funciona la familia.

Tengo que aclarar que en nuestro caso, tras mi accidente y el mismo embarazo tan acontecido, este período como un reseteo de pareja y una reformulación de la dinámica familiar, que sin duda ha sido de gran ayuda. Yo confieso ser una persona no muy amante de las rutinas, y entender que había rutinas esenciales que respetar, ha hecho una gran diferencia.

Ahora bien, cuando llega el nuevo bebé no dejas de amar al primero, y ojos con esto, pero nadie te advierte que todo tu instinto animal primitivo se vierte sobre el recién nacido, entonces estás muchísimo más alerta hacia ese bebé, lo quieres mimar, cuidar, proteger más que a ti misma. Y al mayor, increíblemente lo ves muchísimo más crecido. Hay un cambio químico ahí en el cerebro que es muy difícil explicar con palabras.

Sin embargo, el amor que es muy poderoso, te ayuda un montón a que ese comportamiento, producto también de la carga hormonal, se vaya equilibrando.

Como padres nos hemos dado cuenta, de que las niñas duermen mucho mejor cuando se toman de la mano.

Con la llegada del nuevo bebé a casa, es importante respetar las rutinas vitales del hermano mayor, por ejemplo, las horas de las comidas y siestas, para evitar conflictos innecesarios. Las salidas por ejemplo al parque, es muy importante mantenerlas también, pues entre tantos cambios no podemos hacer sentir desplazado al hermano mayor.

Si tu hijo mayor tiene ese espíritu de colaborar, no le quites la oportunidad de prestarte ayuda con pequeñas tareas. Por ejemplo, a la hora de cambiar al bebé que traiga los pañales o la cremita, que escoja la ropita, etc. Todo esto, sobre todo si te está ofreciendo esa ayuda o tiene curiosidad de ver lo que estás haciendo con el nuevo bebé.

Irles explicando cosas sobre el desarrollo del bebé también es muy importante, ellos sienten curiosidad sobre cómo salieron de la barriga, si les dolió, cómo van a crecer, qué comen, todas estas son oportunidades de explicarles cosas de la vida misma.

Después de los tres meses, que ya teníamos rutinas un poco más acopladas por ejemplo con los horarios de siestas, pudimos empezar a dormirlas a las dos al mismo tiempo por la noche, y muchas veces incluso para la siesta de la tarde. Luces suaves, canciones de mamá o cuentos de papá, son herramientas muy efectivas.

Las comparaciones solo restan

Como seres humanos vamos a tender a comparar, pero cada uno de nosotros somos seres únicos e irrepetibles. Si nosotras como mamás nos metemos eso en la cabeza, entonces tendremos un gran camino recorrido, pues las circunstancias de cada bebé tampoco son las mismas, nunca, a menos que hayan nacido al mismo tiempo.

Por tanto, compararlos con que si tu caminaste después de tu hermanito, aquel hablo primero, que si este es más así, eso es muy chocante para un niño y puede llenarlo de inseguridades que es lo último que quiere un padre para sus hijos. Cuídate de caer en ese terreno y piensa siempre en sumar.

Juntos somos un equipo, y nosotros tratamos de prepararlas para que puedan salir adelante juntas si nosotros no estuviéramos.

En este campo, nos valió mucho mostrarle fotos a Sara de cuando estaba bebé, y aunque ella intenta ver similitudes entre su hermana y ella, también ha ido entendiendo lo que es crecer, y la importancia de ser como uno es y punto.

Por último, mucha de la ropa del pequeño es heredada del grande. Evidentemente en nuestro caso también fue así, pero escogimos específicamente tener unas prendas de recuerdos únicas y exclusivamente para cada una de ellas. En el caso de Sára es un conjunto personalizado con su nombre, y en el de Shanti, un faldellín bordado que escogió su hermana conmigo.

Estas prendas, que fueron de las primeras cosas que utilizaron las niñitas, las tenemos guardadas como un recuerdo único y especial de su llegada, y estarán siempre a la disposición de ellas para lo que quieran hacer con ellas en el futuro, acompañadas de sus primeros zarcillos, entre otras cosas.

Después de un año te puedo decir que las niñas se adoran entre sí, aunque a veces Sara pierde la paciencia o pide jugar sola, esos espacios hay que respetarlos. Shanti se ríe con su hermana como no se ríe con nadie, y también se defiende cuando se siente atacada.

Finalmente, querida mamá que estás en la dulce espera de tu segundo bebé y que tienes ahora tantas interrogantes en tu cabeza. No querrás más a un hijo que otro, así tengas una conexión más fuerte con uno que con otro, eso es cosa de química no de amor, porque el amor por los hijos, que es intangible e infinito, no se puede medir.

Tampoco dejarás de querer al primero porque ahora tiene otro, el amor se multiplica, nunca se divide. Y será tu instinto quien te siga guiando, porque aunque a veces todo sea un caos y queramos salir corriendo a respirar aire fresco por un segundo, esos pequeños retoños te llenarán de una fuerza inexplicable y al final del día siempre habrá valido la pena.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply Paula marzo 29, 2021 at 2:26 pm

    Con los segundos hijos se aprende mucho a que el corazón crece. Es difícil individualizar y no comparar con el primero. Pero también es hermoso!
    Verlos crecer juntos es hermoso

  • Reply Denise marzo 29, 2021 at 2:33 pm

    Cada embarazo, cada bebé es tan distinto. Son experiencias únicas. Muchas personas me decían con el segundo bebé que sería más fácil porque recordaría todo del primero. Pero para mi fue un volver a comenzar. Lo mismo ocurrió con el tercero.
    Y creo que lo repetiría mil veces 😉

  • Reply Lia Rodríguez marzo 29, 2021 at 3:03 pm

    Aun no soy mamá de 2 pues me pareció interesante tu post de la llegada de un segundo hijo 😍 cuando nos apoyamos con las experiencias de otras mamis todo se torna más llevadero 😍

  • Reply Marines marzo 29, 2021 at 3:08 pm

    Es lo mas maravilloso y me encanta que digas que la comparación RESTA! Y sobra, es lo mas lindo y el amor se multiplica!

  • Reply Carla Sánchez Oficial marzo 29, 2021 at 3:14 pm

    Por ahora sólo tengo un hijo ❤️ pero que maravilloso leer todo esto, amé de tu frase: el amor se multiplica, nunca se divide.

  • Reply Lina Ocampo marzo 29, 2021 at 3:27 pm

    Yo agradezco a mis padres por mis hermanos, definitivamente lo mejor que Dios me regalo en esta vida ♥️♥️♥️♥️

  • Reply Anne Marie Leon marzo 29, 2021 at 3:35 pm

    En nuestro caso, Santi y Samantha se llevan 5 años, así que la llegada de un segundo bebé fue de mucha alegría y expectativa, el siempre ha sido muy protector con ella, y nos ayudo mucho como tú mencionas involucrarlo en todo el proceso de preparación, compras, decoración del cuarto, definitivamente un momento especial!

  • Reply Mary De la Peña marzo 29, 2021 at 3:49 pm

    Tenemos por ahora solo uno, nos encantaría tener otro 💙 pero leer mucho sobre la llegada del segundo me tranquiliza jeje se que no será fácil pero ya se tiene algo de experiencia del primero…

  • Reply GABY marzo 29, 2021 at 4:09 pm

    Me encantó tu post. Yo apenas tengo a mi primer bebé de 3 meses pero sin duda quiero tener otro bebé, asi que tu post me va a ayudar mucho 🙌🏻🙏🏻 gracias!!

  • Reply Teresa marzo 29, 2021 at 9:15 pm

    Justo estamos viviendo la llegada del bebe.
    A solo dos meses hemos estado bien muy animados con la llegada de la hermanita, ayudando a mamá .

  • Leave a Reply