Maternidad

Información básica para mamás…y papás

Hace unos días hacía un recuento sobre las diferencias entre el primer y el segundo bebé, y aunque yo he sido una mamá bastante relajada desde el principio, lo cierto es que esta segunda bebé nos la hemos disfrutado con mucha mayor libertad.

La conclusión ha sido que, básicamente, ahora manejamos un montón de información -que probablemente es bastante limitada en comparación a todo lo que uno debe saber en la vida- que desconocíamos antes de que nuestra primera hija naciera.

Y es que sí, todo el mundo te dice cosas sobre ser mamá o ser papá, que si te va a doler parir o dar pecho, que si no vas a dormir más nunca en tu vida, que ahora tus finanzas se verán afectadas por el bebé, pero lejos de animarte estos comentarios parece que estuvieran buscando espantarte del hecho de ser padres.

Entonces sales al ruedo por primera vez, te enfrentas a un montón de cambios y además te dicen todas esas cosas que tanto asustan, y si no te enteras, esa puede ser la fórmula perfecta para caer en el caos.

Por eso quise hacer este post, sobre esas cosas que me hubiese encantado saber cuando me convertí en mamá y que nadie me dijo, aunque lo sabían, porque estoy cada vez más segura de que todas las mamás pasamos por lo mismo.

12 cosas que me hubiese gustado saber antes de ser mamá

Todo pasa y pasa muy rápido. Es muy fugaz y cuando menos te imaginas, los hijos ya no te necesitan más.

Consejo de una mamá real

No es lo mismo cuidar al bebé de otra persona que al propio

Cuidar a los sobrinos, a los primos pequeños, a los hijos de nuestros amigos o compartir con ellos por un rato, nos da una noción muy pequeñita de todo lo que requiere ser padres.

Sí, una noción muy pequeñita. Porque apenas estamos con ellos una pequeña parte de sus vidas, pero ser padres requiere nuestro esfuerzo y compromiso las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Sí, incluso cuando no estamos con ellos, porque normalmente estamos haciendo cosas por ellos o para ellos.

Entonces cuando te conviertes en padre, y te ves con soberano compromiso, puedes que te preguntes si realmente estabas preparado para eso; y a la vez es esa situación lo que no te deja decaer y continuar intentándolo día tras días.

El verdadero instinto de madre nace con el bebé

Pensaba que tenía instintos antes de ser mamá. Pero cuando tuve a mi hija en brazos por primera vez, entendí que el instinto de madre nace con el bebé. Es como el regalo extra que te trae el bebé, porque ya su propia vida es un maravilloso tesoro.

El instinto es esa emoción, por darle un nombre, que muchas veces te hace saber que algo está bien o mal, que el bebé se siente bien contigo o en el cochecito que le compraste, que comió completo o que le falta algo.

Sí, a veces el instinto puede fallarnos por todo el cansancio o las dudas que tenemos, pero eso no quiere decir que hemos fracasado como padres, solo quiere decir que debemos seguir intentándolo.

El reto de alimentar

La lactancia materna es un reto enorme. Cuando estamos embarazadas escuchamos dos versiones sin medias tintas, o es lo más maravilloso que puedes hacer por ti y por tu bebé, ó es una cosa terrible que no deberías ni intentar. Y al final termina siendo una decisión muy personal; en mi caso fue una decisión acertada y celebrada.

A todas estas la leche materna es tan única y maravillosa, (y fíjense que nadie ha podido crear algo artificial que le llegue a los talones) que no sólo tiene la capacidad de alimentar al bebé, sino que a la vez puede sanar al niño y a la madre.

Recuerdo que aun estando en la clínica con mi primera hija, mi esposo que no aguantaba su alma por no dormir, mientras yo sentía que me desmembraba del dolor en el cuerpo y mis pezones agrietados, decidió llamar a una de las asesoras de lactancia a ver si era que la bebé no se estaba alimentando bien.

Esa mujer que entró a nuestra habitación me dio tres de los mejores consejos que he escuchado. El primero es que si el bebé tiene buen agarre, la lactancia no duele. Evidentemente puede molestar o incomodar por un momento, es algo nuevo para el cuerpo y para uno como mujer, pero amamantar no duele.

El segundo fue sobre la capacidad regenerativa de la leche materna, lo que la convierte en un excelente analgésico, crema hidratante y restauradora. ¿Cómo es eso? Pezones agrietados, ponte leche materna; picaduras de zancudos en el bebé, leche materna; ojos inflamados, leche materna; encías que pican, cubitos de leche materna congelada.

La leche materna es milagrosa, es un recuerdo de la vida misma, de la existencia humana y cuán maravilloso es el cuerpo humano.

El tercero fue sobre la importancia de que la madre descanse y se alimente bien, no tanto por la calidad o cantidad de la leche, porque a mayor succión mayor producción, sino por la calidad de la experiencia. Evidentemente madres descansadas y mejor alimentadas, bebés más satisfechos.

Brotes de crecimiento

En la misma tónica de la lactancia, me gustaría acotar que ni en el curso prenatal nos hablaron de estos episodios. Nos tocó investigar cuando llegó el primero, y desde entonces me prometí que informaría a todas mis conocidas que decidieran amamantar; básicamente porque realmente es agotador este momento.

Nosotros decidimos como familia que nuestras hijas serían alimentadas con Lactancia Materna Exclusiva hasta los 6 meses, y esta sería a libre demanda. Después descubrimos que eso no mejora o empeora el tema de los brotes de crecimiento, que básicamente es un sistema instintivo mamá-bebé, en el que el bebé requiere estar más tiempo pegado al pecho para ayudar a la madre a aumentar su producción de leche, de cara al crecimiento del recién nacido. Esto ocurre varias veces durante el primer año, y si no lo he dejado claro, sí, es agotador pero como todo pasa.

El mito de dormir como bebés

Culturalmente nos enseñan que dormir profundamente y sin interrupciones es sinónimo de dormir como un bebé, y nada más lejos de la realidad.

¡A ver! Que sí hay bebés dormilones, que si no los despiertas ellos siguen como si nada, pero no es lo común. Los bebés no duermen toda la noche, y no lo hacen porque les pase algo malo sino por el contrario. El cerebro del bebé está desarrollándose y probablemente varias veces durante la noche se despierte para saber que mamá y papá están cerca, es su instinto de supervivencia.

Entonces sí, es normal que el bebé se despierte varias veces durante la noche para alimentarse. No, no es común que un bebé duerma corrido.

El postparto no es un cuento de hadas

Me decían que estaba loca por querer tener un parto natural, y aunque me mantuve firme mientras sentí que no corríamos riesgo ninguna de las dos, lo cierto es que nadie me advirtió que una cesárea era una cirugía mayor.

La gente en mi país de origen ha normalizado tanto la cesárea, que prácticamente olvidan que es una cirugía de la que necesitas recuperarte conforme vas iniciándote en la maternidad, y esto puede ser agotador y doloroso. Y no lejos está el parto, pues en ambos casos el cuerpo está acostumbrándose a su nuevo estado, los órganos reajustándose y todo intentando volver a su estado natural.

Me hubiese encantado saber que las contracciones reaparecerían algunos días después de dar a luz, y que eran mis órganos volviendo a su lugar y no que algo estaba mal.

También me habría gustado saber antes, que la barriga durante las primeras horas del postparto, se vuelve tan flácida como nunca antes la viste, en mi primer parto era como si hubiesen espichado un globo, y la verdad es que me impresionó bastante verme por primera vez de esa forma.

En cuanto al dolor, tal vez habría sido bueno escuchar que necesitaba descansar tanto como pudiera mientras estuviera internada en el centro de salud.

Sí, caminar un poco, pero descansar más porque habría días en los que sentiría que mi cuerpo se partía en dos al moverme.

Las hormonas te controlan

Nadie me advirtió sobre estos cambios de humor repentino, de las risas a las lágrimas en cuestión de milésimas de segundos; de las angustias por miedos desconocidos y hasta los cambios en la libido.

La culpa parece ser el segundo nombre de todas las mamás, y de eso nadie te advierte, pero eso es mucha tela para cortar. Sin embargo, es bueno que sepas que las hormonas te la juegan desde el embarazo, y en lo que sale el bebé se vuelven locas, ellas, no tú.

No todo lo que devuelven es reflujo

Los bebés botan la leche a veces porque estén llenos, otras porque se han quedado dormidos mientras comen y les queda esa reserva en la boca, y otras porque su estómago no es lo suficientemente maduro, y que devuelvan la leche no quiere decir que sufran de reflujo, estén vomitando o que nuestra leche le esté generando una mala reacción.

Aunque siempre es bueno consultar con el especialista si tenemos alguna duda, el reflujo suele tener un olor ácido, y ese es uno de los indicadores más certeros para saber si debemos consultar inmediatamente al médico o no.

Los bebés no se bañan todos los días

¿Qué tan mal puede oler un bebé durante sus primeros días de vida, que amerite que lo bañemos todos los días? Los bebés nacen cubiertos por un montón de fluidos, muchos de ellos que son buenos y necesarios para su piel. Bañarlos todos los días no es obligatorio, pero mucho menos necesario.

Lo más importante es mantener una buena higiene en sus partes íntimas para evitar irritaciones u hongos en la piel; y una buena alternativa a las toallitas húmedas son las compresas de agua, que se pueden hacer con pañales de tela o compresas de algodón.

Eso sí, revisarles y mantener secos todos los rollitos de sus piernas y brazos es indispensable, así como sus axilas, cuello y parte trasera de las orejas, donde suelen acumular cebo, los ayudará a estar mucho más limpios y cómodos.

La fuerza de mi brazo izquierdo

Me hubiese encantado saber desde antes de dar a luz, el por qué por instinto, las mamás cargamos a nuestros bebés con el brazo izquierdo la mayor parte del tiempo, y básicamente es porque allí es donde está nuestro corazón.

Aunque suene romántico, lo cierto es que científicamente se ha probado que cuando ellos ponen su cabeza sobre nuestro pecho pueden escuchar de nuevo el sonido que los arrullaba mientras estaban en gestación. El latido de nuestro corazón, ese bombeo constante de sangre, es una especie de calmante natural.

Digo que me hubiese gustado saberlo porque desde el principio hubiese podido utilizar este arrullo como ayuda, y no hubiese esperado a que me doliera el brazo para saber qué pasaba.

Así pasamos la primera noche de vida Shantal y yo. Ya conocía el sonido de mi corazón, la canción más cercana a ella.

Se comunican a través del llanto

Los bebés no pueden hablar, en cambio saben llorar. Nacen llorando. Y esa es su forma de comunicarse, al punto que con el tiempo los padres vamos entendiendo qué necesitan según cómo es el llanto que emiten.

Sin embargo, muchas veces escuchamos que lloran para manipularnos, y no, un bebé no sabe manipular, lo va aprendiendo de los adultos con el tiempo, con los años. Pero mientras no hablen, esa es la forma que tienen de decirnos que tienen frío o calor, hambre o que están incomodos, o que simplemente necesitan estar más cerca de nosotros.

Los bebés no saben de moda, entienden de amor

Aunque esto sí nos lo advirtieron en el curso prenatal, la realidad nos hizo confirmar que los bebés no saben si les estás poniendo una ropa de un millón o de un dólar, pero que sí sienten la comodidad de las prendas y el trato que les das a ellos a través del calor de tus manos, e incluso del contacto piel con piel.

Puede que esa ropa que le queda tan linda y que con tanto esfuerzo compraste, no sea lo más cómodo para el bebé y allí es donde nos toca a nosotros, los padres, ceder y evitar que el bebé este incómodo.

No importa la marca, importa su comodidad.

Todo pasa

Todo pasa y pasa muy rápido. Créeme que esto me hubiese encantado aprenderlo, entenderlo, digerirlo y ser consciente de que todo pasaría muy rápido. Porque mientras estás allí, en el momento que agota, que sientes que ya no puedes más, sientes que todo es eterno, y no. En realidad es muy fugaz y cuando menos te imaginas, los hijos ya no te necesitan más.

Así que si has llegado hasta aquí, te recomiendo, te pido, que por favor te des la oportunidad de disfrutar cada segundo con tu bebé, incluso esos minutos en los que sientes que quieres tirar la toalla, porque pasará tan rápido que luego sentirás nostalgia por aquellos momentos.
¿Hay algo más que te hubiese gustado saber a ti antes de ser mamá?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

9 Comments

  • Reply Johannes Ruiz julio 6, 2020 at 1:51 pm

    Muy buena y acertada información para todas las mamis y papis que esperan su bebé o que están pensando en ser padres. Casi nadie habla de esos temas. Gracias por compartir ❤️

  • Reply Carla Sánchez julio 6, 2020 at 1:52 pm

    Hermoso post, disfrutemos cada instante con nuestros hijos porque como dices el tiempo pasa volando. La experiencia es el mejor aprendizaje.

  • Reply Luisana julio 6, 2020 at 2:24 pm

    Excelente reflexión! Con lo del baño, yo sí recomiendo hacerlo más seguido, ayuda al establecimiento de rutinas y a disminuir el tiempo de la hora loca! Pero sin duda cada reflexión sin desperdicio! Un abrazo

  • Reply @mamaversatil julio 6, 2020 at 2:48 pm

    Otra recomendación que yo le agregaría esos tres que te dio la consejera de lactancia, es que si estás descansada y bien alimentada tendrás más disposición de amamantar, atender a tus hijos, fluir con la cotidianidad!

  • Reply Nadezda julio 6, 2020 at 3:23 pm

    Que lindo, esta información esta súper acertada para los que van a ser papás gracias por compartirlo.

  • Reply Maria F Urrutia julio 6, 2020 at 3:48 pm

    ¡Cuán identificada me siento, mi Carla! Y lo peor es que no importa si después tienes otro bebé. Sí, hay cosas que controlas y entiendes mejor, pero el postparto sigue siendo igual o más duro, la lactancia en mi caso me falló otra vez (o más bien yo le fallé a mi bebé) y mejor no hablemos de ese gran mito del sueño… jajajaja

  • Reply Nathy julio 6, 2020 at 3:55 pm

    Excelente información! A mi me hubiese gustado saber que debía hidratar mis pezones durante el embarazo para prevenir grietas

  • Reply Lona Ocampo julio 6, 2020 at 5:49 pm

    Me encanta mi muñeca yo que tuve mi tercer bebé te cuento que el amor es el mismo, aunque no se porque ha sido difiérete con el tercero, lo estoy disfrutando más, no se si es por la esa, o por estar en otro país ..

  • Reply Florsilvestre Carrero julio 6, 2020 at 5:50 pm

    Siempre he pensado que una de las cosas más difíciles es vivir la maternidad por primera vez!! No hay curso que te prepare para eso!!! Son excelentes los tips que nos compartes!!! Todo guiado desde el amor y el instinto de mamá.

  • Leave a Reply