Generación COVID
Maternidad, Pareja y Familia

Generación COVID

Hace unos días me enteré por una especialista a quien admiro y respeto mucho, que ya se empezaron a hacer una serie de estudios sobre los bebés nacidos durante esta pandemia, que son conocidos como Generación COVID-19.

Para bien o para mal, nosotros pertenecemos a esa generación. Viví el último trimestre de mi embarazo con las noticias de aquel virus chino que se veía tan lejano al resto del mundo, y que poco a poco se fue expandiendo sin control. Y el día que nació mi segunda bebé, declararon estado de Alarma en el país en el que resido. Es decir, tuve un parto en tiempos de Pandemia.

Así que sí, somos Generación COVID también, y claramente mi hija pequeña ha vivido prácticamente su primer año en aislamiento de la realidad que para nosotros era normal.

No me etiquetes

Confieso que yo no quería que mis hijas tuvieran una etiqueta, y menos una que esté tan cargada de negatividad como la de un virus que ha cambiado la forma de ver el mundo. No obstante, no puedo cerrar los ojos ante una realidad como es el desarrollo de los niños que nacieron durante el año 2020.

Es cierto también que los niños se forman con lo que uno les muestra o les da, pero hay características que no podemos suplir en casa solo nosotros, la familia directa, como la capacidad de socializar con el mundo exterior.

Con esto no quiero decir que nuestros bebés nacidos durante esta pandemia, tengan un problema ni nada por el estilo. Pero definitivamente sí son bebés especiales, con una visión de la vida y la familia, totalmente distintos a otros niños, y lamentablemente la sociedad no está preparada para entender eso. Aquí es donde entiendo que las etiquetas pueden ser muy tóxicas.

Características de la Generación COVID

Esta generación de madres y bebés está muy marcada por el contacto social, o básicamente por la falta de contacto. No hay que ser experto en ello, y te cuento cómo son nuestros bebés, desde lo que yo he vivido.

  • Somos madres que vivimos nuestro parto o seguimiento del embarazo en aislamiento, sin contacto con familiares o amigos, sólo con nuestro núcleo familiar directo, sin romper el cerco como dicen algunos especialistas.
  • Papá y mamá se mantienen en casa, tal vez trabajando en Home Office, por seguridad. Las visitas y encuentros sociales son contados y cumpliendo una serie de protocolos, y en su defecto han sido sustituidos por videollamadas. Es así como nuestros bebés tienen su primer contacto con la familia, a través de una pantalla.
  • Estos bebés se ponen nerviosos cuando hay mucha gente alrededor, aunque no le temen a otros niños.
  • Hay que darles un poco más de tiempo para entrar en confianza, cuando llegamos a un lugar nuevo para ellos. Les cuesta un poco más separarse de mamá o papá de entrada.
  • Ser tocados, o incluso cargados, por personas ajenas a su núcleo directo, puede hacer estallar el llanto más terrible. No están acostumbrados a eso.
    Sin embargo, pueden sentirse en confianza con determinadas personas, y mantenerse tranquilos en su compañía.
En esta foto, mi cuñado carga por primera vez a Shanti sin que llore. Tenía 6 meses, y habíamos interactuado con ellos varias veces para acostumbrarla. Lo hace brindádole apoyo, la hace sentir protegida, y además le ofrece algo que es llamativo para ella e inicia la interacción.
  • Se sienten incómodos cuando hay visitas en casa, pueden alterarse, necesitan tiempo para adaptarse a la idea.
  • Son muy susceptibles a los ruidos. Están tan acostumbrados al silencio, que los gritos, las voces muy altas o incluso los sonidos sorpresivos, los perturban.

La desventaja de todo esto

Nuestros hijos no están dañados, nada más lejos de la realidad, sólo están viviendo un tiempo diferente al que vivimos antes del 2020. La cosa es que no todo el mundo está acostumbrado o tiene la capacidad mental de entender que esta es una generación distinta.

Como madre, hoy me pregunto cómo será el proceso de inserción escolar para ellos por ejemplo, cómo será su capacidad de socializar, de conocer el mundo más allá de nosotros en un par de años, o incluso meses.

Justo en dos meses mi hija cumplirá su primer año, un cumpleaños al que no hay invitados porque no tiene amigos con los que haya socializado, más allá de las dos amiguitas cercanas de su hermana mayor a quienes no vemos desde hace casi 3 meses, pero que además no los hay porque ella no se sentiría cómoda.

Entonces como mamás nos tocará luchar también con nuestros propios miedos, y hacerles posible una transición hacia esta nueva normalidad, sin que caigamos en la sobreprotección, esa que destruye su seguridad e ilusiones.

¿Qué hacer?

Pues en realidad es mucho lo que podemos hacer como familias de esta generación, empezando por atender sus necesidades desde el amor. Es decir, no veamos que esto es un problema sino una situación temporal, y que nuestros hijos no tienen por qué crecer con un estigma o un trauma.

Démosles la confianza para ir entrando cada vez más en confianza con su entorno extendido. Dales la oportunidad también de explorar nuevos ambientes.

En la medida de las posibilidades, participa en grupos de actividades que despierten su atención y permitan la socialización. Por ejemplo, asiste a clases que impliquen interacción mamá y bebé, de manera que pueda estar contigo y ver otras personas, mientras hace algo que despierta su atención como la música.

Este día Shanti participó por primera vez en un cumpleaños con otros niños. Nos llevó tiempo que dejara nuestros brazos, lo logramos mostrándole objetos con los que se sentía familiarizada o despertaban su atención.

No te excuses por su comportamiento con otras personas, dedícate a atenderlo en ese tiempo, hazle sentir seguridad. No desacredites sus emociones.

Por último, no los dejes llorar. Consuela a tu bebé cuando llore, que se sienta atendido y contenido, ya que de no hacerlo puede ser mucho peor en el futuro. Recuerda que el llanto es la forma de comunicarse que tienen los bebés, y muchas veces es la forma de liberar su estrés.

Y tú, querida mamá o papá de esta generación, no están solos, somos un montón de padres aprendiendo de esto y viviendo lo mismo que ustedes. Aprovechemos esto para hacernos sentir, para crecer juntos, no perdamos la fe y la seguridad, pues al final del día, estoy segura de que esto también pasará.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

12 Comments

  • Reply Carla Sánchez Oficial enero 18, 2021 at 2:38 pm

    Estuve hace poco leyendo sobre este generación COVID y es todo muy cierto, más con tu testimonio. Lo más importante para los padres que tienen hijos de esta generación es mantener siempre la compresión, el amor y la esperanza❤️

    • Reply Carla Kratochvill enero 18, 2021 at 10:14 pm

      Así es, con amor podemos lograr cosas increíbles.

  • Reply Mary enero 18, 2021 at 2:54 pm

    Woao, si lo dices y me siento tan identificada mi hijo ya tiene dos años y si como todos y todos nuestros hijo literalmente vivieron 1 año en cuarentena sin mucho contacto, pero gracias a dios es muy sociable, no puede ver otro niño y su emoción no es normal, aunque como
    Bien dices el apego a sus papas es una cosa única y se da con los demás con cierta medida, porque sin duda mamá y papá es su seguridad, gracias por compartir y shanti es una preciosura 💖bendiciones!!!

    • Reply Carla Kratochvill enero 18, 2021 at 10:14 pm

      Gracias por tu aporte Mary, y gracias por tus palabras con mi chiquitica.
      Así como dices, todos los niños han sufrido de alguna manera los cambios que hemos hecho como sociedad por la pandemia, el trabajo más fuerte viene para educar a esa misma sociedad para que entiendan que nuestros hijos no están mal, solo nacieron en otra circunstancias.
      Un abrazo.

  • Reply Denise Gallamink enero 20, 2021 at 12:21 am

    Mi pequeño ignacio es un bebé de generación COVID 100% . Leí tu artículo y me sentí completamente identificada.

    • Reply Carla Kratochvill enero 20, 2021 at 8:55 am

      Así es, tu fuiste un gran apoyo para mi para llegar al parto tranquila. Tenemos una generación de guerreros.

  • Reply Anne Marie Leon enero 20, 2021 at 12:41 am

    Y esta generación Covid 19 crece y crece cada día, con las nuevas olas de contagio y cepas que apetecen en cada país, es algo con lo que tendremos que aprender a lidiar en estos momentos, en especial las futuras madres que ya están embarazadas o las que tienen planes de ser mamá!

    • Reply Carla Kratochvill enero 20, 2021 at 8:54 am

      Es así Anne Marie, pero creo que es importante como sociedad entender que los tiempos han cambiado, y que por las circunstancias nos toca criar un poco diferente. Empatía que llaman.
      Es muy díficil que juzguen a nuestros hijos tan chiquititos, sólo porque el tercero cree que debe ser de otra manera.
      Saludos.

  • Reply Gina enero 20, 2021 at 1:20 am

    Fuerte lo que nos está tocando vivir…
    Mis niñas me dicen que si alguna vez volveremos a vivir como antes.
    Pienso que los bebés que nacen en la Pandemia serán muy resilientes y aprenderán a vivir con más empatía.

    • Reply Carla Kratochvill enero 20, 2021 at 8:52 am

      Es un trabajo que nos corresponde cultivar a los padres.

  • Reply Johannes Ruiz enero 20, 2021 at 9:13 am

    Y esta generación sigue en crecimiento, a saber cuándo va a acabar esta pesadilla 🙄

    Me gustó mucho el enfoque que le das al post, lo compartiré!

  • Reply Mamaenprocesomx enero 20, 2021 at 10:40 pm

    Creo que los humanos necesitamos etiquetas oara todo. Sin embargo no son malos.
    Creo que es una generación resilente, valiente y que sin duda alguna han crecido lleno a de amor. Ya que mamá y papá están en casa para cuidarles.
    Pienso que son una generación bendecida.

  • Leave a Reply