maternidad
Maternidad

El embarazo público y notorio

Recuerdo que cuando supimos que estábamos en la dulce espera, además de que yo particularmente no salía de mi asombro, decidimos no decirlo por recomendación de nuestra doctora por dos razones, una que sólo teníamos seis semanas de gestación y la otra que el continente atravesaba una crisis de Zika que tenía a todo el mundo hablando de lo imprudente que era la gente que se embarazaba en esa situación (aprovecharé para recordarte que nunca es el momento perfecto hasta que pasa).

Entonces así lo decidimos, solo unos pocos sabrían mi nuevo estado hasta la semana número doce, cuando nos confirmaran que todo marchaba en orden. Pero llegó la semana 12 y la 13, y la 14, y probablemente muchas otras más y a nosotros no nos nacía difundir la noticia masivamente. No por mal, no era que no estábamos emocionados, estábamos babeados, pero sabíamos que era algo muy nuestro, creo que nunca había sentido algo tan mío como esta barriga.

El hecho es que conforme fue pasando el tiempo y aunque yo siempre he sido gordita, los rasgos de una barriga de embarazo fueron apareciendo, e inconscientemente, yo fui buscando la manera de no hacerlo tan obvio. Esto pasó por una sola razón, ni mi esposo ni yo queríamos que mi barriga, el hogar de nuestro bebé, se volviera una especie de espacio público que todo el mundo toca, estruja y jorunga como si tuviera derecho a hacerlo.

Quien no ha estado embarazado no sabe lo desagradable que es ir por la calle y que venga un extraño, o peor aún, alguien que no te agrada, y te toque la barriga como si por derecho le correspondiera. ¿Ustedes se imaginan ir por la calle agarrándole una nalga a la gente? Con eso comparo la escena.

Llegó un punto en el que igual la gente se fue enterando, aunque perdí mucho peso durante el embarazo y lo cierto es que mi barriguita reventó casi a las 34 semanas, ese fue el momento en el que realmente se veía como una barriga de bebé. Pero mientras eso paso escuchábamos muchas imprudencias de gente que ni siquiera era cercana a nosotros, como vecinos de mis padres que no hallaban cómo enterarse de nuestra gran alegría y llamaban a mi casa a preguntarle a mi mamá que qué me pasaba que me veía tan gorda o que si estaba hinchada.

Lo más increíble de todo es que cuando me embaracé usaba talla 14 de pantalón, y en los meses siguientes por algunos cambios en mis hábitos, y porque como yo lo digo, mi bebé me cambió totalmente el organismo para bien, usaba pantalones talla 10. Sí, perdí mucha ropa pero porque me quedaba grande, y muchas veces iba enseñando las pantaletas por ahí, pero realmente cuando estás en estado eso te parece tan superficial que ni lo tomas en cuenta.

Cuando te dicen que es el estado perfecto de la mujer no te mienten, y si engordas y te pones como una vaca, ya tendrás tiempo de rebajar. Créeme cuando te digo que este es tu momento, y que si algo que tienes que ejercitar es tu inteligencia emocional porque esta es una de esas situaciones obvias en la vida en las que TODO el mundo va a querer opinar sobre lo que haces, cómo estás, que si usa esto y aquello, y déjame decirte que en eso sólo tres personas tienen voz y voto. Tú, tú pareja y tú médico.

Y así como querrán tocarte la barriga, también buscarán opinar sobre la forma en la que llegará tu bebé al mundo, si le das pecho o fórmula, que si se te quieren meter en la clínica a la hora de haber parido, o tomarle fotos al bebé para montarlas en redes sociales sin tu permiso o consideración. Y sí, cuando te conviertes en mamá te das cuenta de cuantos errores cometiste cuando una de tus amigas o familiares se convirtió en madre, pero tampoco te sientas mal por ello, en esa época no sabías lo que enfrentaban las nuevas mamás.

Evitar que te toquen la barriga no es imposible, si algo ganamos las embarazadas es que quienes nos rodean suelen escucharnos y respetan nuestras decisiones, así no las compartan, pero no te sientas mal por hacer maniobras para que no te toquen sin pasar por antipática, o por simplemente decir “disculpe, pero no me gusta que me toquen la barriga”. Una que otra rabieta de algún “amigo”, o mejor dicho conocido, por decirle que no me estrujara la barriga, no tienes por qué aceptar lo que no te gusta, es tu cuerpo y finalmente el hogar temporal de tu bebé, y no creo que seas tampoco de las que va por la vida despeinando a la gente cuando los saludas.

También te pasara que te encontrarás con gente que te da nota que te toque la barriga, y si tu instinto te lo dicta, acéptalo. Recuerda que el instinto juega muchísimo en esta época que atraviesas.

Siempre les diré que mi recomendación es vivir el embarazo a plenitud, disfrutarlo y saborearlo con todo lo bueno y lo malo que pueda traer, Dios nos está dando la posibilidad de ver un milagro en primera persona, y eso no tiene precio.

Next Post

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply Florsilvestre junio 8, 2020 at 2:27 pm

    Disfrutar mis barrigas siempre fue lo máximo!!!! Sobretodo esa etapa en que sabes que estás embarazada pero no se nota y ya quieres que todo el mundo lo sepa 🤣🤣🤣

    • Reply Carla Kratochvill junio 9, 2020 at 10:51 am

      Jajajaja, yo tengo una amiga que dice que uno nunca estuvo tan feliz de estar gorda como cuando estuvo embarazada.

  • Reply Andrea junio 8, 2020 at 2:44 pm

    Imagínate, yo me enteré de mi embarazo sin aún tener retraso y lo gritamos a 4 vientos, pero entiendo a los que lo guardan por más tiempo! Lo importante es que nos sintamos bien con lo que hacemos

  • Reply Pilar junio 8, 2020 at 2:52 pm

    Afortunadamente por donde vivo no son de tocar las barriguitas, pero si recuerdo mucho que en mi país era muy común.

  • Reply Johannes Ruiz Pitre junio 8, 2020 at 2:55 pm

    jajaja la verdad que hay cada imprudente que río por no llorar. Yo al contrario que tu, siempre he querido gritar y compartir con el mundo mi embarazo, me encantaba dar la noticia jeje

    Yo con los 3 mosqueteros siempre subí de peso en los embarazos.

  • Reply Nadezda junio 8, 2020 at 3:00 pm

    Si lo mejor, es hacer a veces oídos sordos y disfrutarlo a tu manera, las personas no siempre entienden cada situación ni lo que representa eso para nosotros.

  • Reply Rose junio 8, 2020 at 3:08 pm

    Si, yo digo que es vivir este momento especial con plenitud y a su modo 🙂 cada persona, una historia!

  • Reply Lía Rodriguez junio 8, 2020 at 3:47 pm

    Leo tú post y recuerdo perfectamente mi Panza y siiii varias veces me topé con personas que no conocía y tocaron mi barriga realmente me sentí incómoda aunque lo que decían eran cosas bonitos pero siento que irrumpes la privacidad 🤭 y ni hablar de los opinologos 🥴 pero sabes yo me hacia la loca y vivía en mi nube de algodón 🤣 pensando en la llegada mi mi bebé

  • Reply Maria Paola Sierra junio 8, 2020 at 4:19 pm

    Es un milagro hecho realidad. Así es mi amor, por mi parte lo disfrute y lo viví plenamente 🤍

  • Reply Marines junio 8, 2020 at 5:21 pm

    Asi es , vivirlo a plenitud, y seguir los instintos, a mi si me gustaba que me toquen la barriga jajaja y me encanto sentirme como una vaquilla 🙂

  • Leave a Reply