Pareja y Familia

El amor después del parto

La maternidad tiene muchas letritas pequeñas de las que pocos hablan, y una de ellas es el amor de los padres después de la llegada del bebé.

Tal vez por tabú, por desplazamiento o porque realmente nos cuesta como seres humanos hablar de nuestras emociones, este tema es uno de los que pasa por debajo de la mesa sin razón, pues es vital para el desarrollo de la familia en formación.

A ver, siempre digo que solo hablo de lo que he vivido, y como lo he vivido entonces me he dado a la tarea de leer e investigar sobre temas como estos, pero lo cierto es que eso no me hace especialista, solo una aprendiz de este camino.

«Todo va a girar en torno al bebé y tú prácticamente vas a desaparecer», me dijo sin anestesia una de mis tías, que es más que eso una amiga, cuando estaba embarazada de Sára. “La gente no te va a preguntar siquiera cómo te sientes tú, sino cómo está la bebé, qué hace la bebé, qué come, y así poco a poco te van anulando. Pero tú no te dejes a ti misma”.

Yo me impacté, pero en ese momento tenía 4 meses de embarazo y decidí no darle mayor importancia porque sentí que eso no me pasaría a mí; total el mundo era nuestro y andábamos a diestra y siniestra sin tener que rendir cuentas a nadie.

Sí, me hizo una cosquillita cerebral aquella conversación, pero una y otra vez me repetía que ese no sería mi caso porque en ese momento, yo era el centro del Universo de mi pareja. Y pues era obvio, guardaba en mí su mayor tesoro, nuestra hija.

Choque de realidad

Llegado el momento, pasó. La gente simplemente deja de observarte a ti y empieza a ver solo al bebé. Y también le pasa a la pareja, porque no hay que negarlo, y nadie te lo dice, y si te lo dicen es tan negativo que tú no lo crees; pero es que tú también empiezas a ver sólo al bebé, y empiezas de alguna manera a anular al padre.

Allí está el error, y por eso siempre le digo a mis amigas que se convierten en mamás, que hay que aprender a amarnos mucho a nosotras y a diferencias roles para poder trabajar la familia como si fuera una gran empresa, un gran equipo.

Los bebés traen mil cambios a nuestras vidas (para mí el 99% fueron para mejor) Y uno de ellos impacta directamente en la pareja, como si fuera un meteorito estrellándose sobre tu casa.

El amor después del parto se va a los hijos, es la verdad. Pero no podemos dejar que el amor a la pareja desaparezca.

De lo que nadie realmente habla

Lo que nadie te dice antes es que habrá días en los que tu pareja querrá tener sexo y tú lo que querrás tener es una cura de sueño, o por lo menos tiempo de ir al baño con tranquilidad. Incluso habrá momentos en que seas tú la que quieras ese momento de intimidad y simplemente no se pueda porque hay que atender a los niños.

Pocos advierten que alguna vez querrás salir por un café con tus amigas o él por una cerveza con los suyos y eso puede crear un conflicto.
Nadie te advierte que la presión será tal que querrás llorar porque sentirás que todo lo echaste a perder. Y tampoco nadie te dice antes, que todo, absolutamente todo pasa, que es sólo cuestión de tiempo, de paciencia, de amor y RESPETO, y de enfocarse.

El amor después del parto se va a los hijos, es la verdad. Pero no podemos dejar que el amor a la pareja desaparezca. Y esto no sólo depende de las mamás, también va para papá, que a veces puede pensar que porque ya le diste un hijo está todo listo.

El amor debe seguir tejiéndose y constituyéndose como se hacía antes. Los hijos no son más que pruebas de ese amor, pero ninguna prueba es definitiva porque como algo vivo que es el amor, el amor también cambia, crece, se reduce e incluso muere.

Después del parto, después del tiempo de adaptación a las nuevas rutinas, el amor tiene que encontrar su espacio. Uno fijo y otro espontáneo, y es importante que los hijos nos vean demostrándonos ese amor en la cotidianidad, y así ellos también sabrán de donde vienen y qué merecen en sus vidas.

La forma en la que nos amamos

No es tarea fácil, pero vale la pena intentarlo siempre por amor y es que realmente todo lo que vale la pena siempre cuesta un poco más de nuestra atención.

Amarse como pareja, e incluso encontrarse en el acto sexual, no debe darse por simple compromiso sino por el respeto y el deseo que se tienen, y por las ganas de formar un plan de vida en conjunto.

Armar planes como atreverse a apartar al menos 4 horas a la semana para pasar tiempo a solas, dedicar una noche específica a ver una película, sentarse a cenar juntos sin los niños alrededor, hacer actividades juntos en las que ambos se sientan atendidos, es una de esas formas en las que combatimos ese sentido de anularnos después de que llegan los hijos.

Los niños aprenden del ejemplo y replican en su vida lo que han visto. Si ven a sus padres lastimándose, distanciados o indiferentes, será el ejemplo que lleven a sus vidas y probablemente lo que atraigan a sus vidas adultas, entonces tener una pareja que no me preste atención podría estar bien porque fue lo que vi en mi casa de niño.

Créanme que nada crece o avanza sin amor. El amor es la fuerza que debe mover al mundo.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

5 Comments

  • Reply Rose julio 24, 2020 at 2:22 pm

    Este es un tema que me encanta y pocas vezes tratado con realidad
    Me encantó tu post! Gracias

  • Reply Maria F Urrutia julio 24, 2020 at 2:28 pm

    ¡Qué gran tema y qué grandes verdades! NADIE habla de esto más allá del: “te anularán cuando llegue el bebé”… personalmente, nunca me lo dijeron pero sí me sentí así. O te lo dicen sutilmente, ¿te pasó? Tipo: “pero solo vienes si traes tu entrada (el bebé)”, “de verdad no puedo prestarte atención, solo puedo verlo a él… es muy cuchi”

  • Reply Luisana julio 24, 2020 at 2:37 pm

    Sabes que una vez escribí en mis redes que después del nacimiento de nuestros hijos nos volvemos a enamorar de nuestra pareja porque ahora les descubrimos otra faceta y me encontré con que a una gran mayoría no les pasó, que al contrario sufrieron una decepción porque no era lo que tenían como expectativa con su pareja. Eso me puso a reflexionar en el tema! Gracias por compartir esta información

  • Reply Denise julio 24, 2020 at 3:05 pm

    Excelente traer este tema a la palestra. Son de esas conversaciones tabú que pocas veces se dan y que a la mayoría nos ocurren

  • Reply Nadezda julio 24, 2020 at 3:56 pm

    Este tema es tan cierto, y no es nada fácil de manejar al principio. Ponerse en los zapatos de cada uno no es sencillo, si encima tienes cansancio, culpa y ni siquiera tiempo para ti. Pero que bueno hablarlo, necesitamos saber que todos pasamos por cosas parecidas y que hay que buscar solución.

  • Leave a Reply