Maternidad

Del ejemplo al hecho

Una de las cosas que me dijeron de la maternidad mientras estaba en la dulce espera, que más he confirmado, y que me ha hecho revisar mis propios procesos, es que los niños son un reflejo de los padres.

¡Claro! Somos su ejemplo y la principal fuente de información que los más pequeños tienen, por ende no podemos esperar que actúen como otras personas si es con nosotros con quienes pasan la mayor cantidad de su tiempo.

Pero basándome en esta teoría de la vida misma, más de una vez en casa hemos tenido que decir “ya va, tomemos un minuto y volvamos a empezar”. A los adultos parece que se nos va olvidando con facilidad qué y cómo era ser niño, y sumergidos en esta adultez que una vez tanto deseamos y que ahora a veces nos puede agobiar, se nos olvida que tenemos a estas pequeñas esponjitas detrás de nosotros viendo atentamente cómo respondemos ante la vida para ellos copiar.

No les diré que no, a veces me preocupa que mi hija se parezca en mí en algunas cosas que me chocan de mi personalidad, pero hace unos días íbamos por la calle y mi conclusión de esa lenta caminata bajo el sol del verano fue “no lo debo estar haciendo tan mal”.

A los niños hay que escucharlos, y hay que escucharlos más cuando están aprendiendo a expresarse, porque descubrimos cosas maravillosas de ellos y encontramos más herramientas para conectar de forma más directa.

Total que íbamos las dos, rumbo a un nuevo parque que Sára no conocía, y nos metimos por una calle totalmente nueva para ambas. El Sol era inclemente, caminábamos, nos hidratábamos un poco y seguíamos, mientras ella se resistía a montarse en su coche. Me dijo “mami yo puedo caminar, yo quiero”, y ¿qué más podía hacer yo si no era dejarla hacerlo?.

Total que llegamos a un punto en el que la calle estaba inundada de un olor a flores frescas (sí, de esas que a mí me dan mucha alergia pero también mucha alegría), y Sára empezó a decir “¡mira qué lindo mami!”, “Esto me encanta mamá, son muchos colores”, “gracias mami, me gusta mucho ver esto”.

Mientras yo la escuchaba estaba totalmente derretida de amor, más allá de la escena había toda una historia creándose detrás de ella; mi hija, a quien trato de darle el mejor ejemplo posible, aprecia las cosas más pequeñas, esas que pueden pasar desapercibidas gracias a la rutina y eso para mí es un regalo invaluable.

Ahora el reto es mantener viva esa llama por las pequeñas cosas que hacen que la vida tenga más sentido, porque no vale la pena sumergirse solo en los problemas, y cuando vemos las cosas con positivismo todo va mejor. Así que ese medio día para mí fue como un oasis en medio del desierto, me coloqué a su altura y empezamos a ver las flores, vimos las mariposas revoloteando y le di las gracias de vuelta a ella por haberme regalado ese momento.

No puedo siquiera describir la sensación de alivio que tuve en ese momento cuando continuamos caminando, mi niña de dos años y un poco más de 7 meses, parece que nos ha visto a su papá y a mi detenernos de vez en cuando a apreciar lo que no todo el mundo sabe apreciar, y ella estaba tan feliz con eso, que no me queda duda ahora que ella ha visto en nuestro ojos la felicidad de esos pequeños momentos.

Con todo esto no trato de decirles que le enseñen a sus hijos a detenerse en cada detalle, pero sí los invito a revisarnos cada vez más para saber qué estamos haciendo con nuestras vidas y cómo eso influye o impacta en la vida de nuestros pequeños.

Les repito que lejos estoy yo de querer que ella o los hijos que tenga en el futuro sean como su papá o como yo, pero sí estoy encantada de saber que al menos en nuestras cosas buenas se han ido inspirando y encuentran un sentido de la vida que va más allá de lo obvio.

En conclusión, si soy el mejor ejemplo para mis hijos, solo quiero que ellos aprendan de mí valores que les permita ser cada vez más humanos y sobre todo, ser seres humanos felices.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

15 Comments

  • Reply Luisana junio 11, 2019 at 1:44 pm

    Aprendizajes de vida!

  • Reply @mamaversatil junio 11, 2019 at 1:55 pm

    Excelente invitación a escuchar activamente a nuestros niños, solo basta hacer el ejercicio para descubrir las historias y ocurrencias tan fascinantes que tienen para nosotros

    • Reply Carla Kratochvill junio 13, 2019 at 9:24 am

      Totalmente, ellos son pequeños maestros.

  • Reply Ama junio 11, 2019 at 2:00 pm

    Tienes 💯 la razón lo mejor que podemos hacer para nuestros hijos es darle un buen ejemplo. Son unas esponjas así que absorben todo lo que hagamos!

    • Reply Carla Kratochvill junio 13, 2019 at 9:24 am

      Asi es, son unas esponjitas y por eso es importante que absorvan muchas cosas buenas.

  • Reply Johannes Ruiz junio 11, 2019 at 2:23 pm

    Así es, aprenden más de lo que hacemos que de lo que decimos. La infancia es maravillosa en todas sus etapas. Disfrutemos más de nuestros pequeños.

    • Reply Carla Kratochvill junio 13, 2019 at 9:23 am

      Disfrutarlos a ellos, nos permite incluso descubrir cosas de nosotros mismos que estaban dormidas u olvidadas. Saludos.

  • Reply Pilar junio 11, 2019 at 2:30 pm

    Que bello post! Definitivamente somos el ejemplo, hay muchas cosas que yo veo en mi hija y digo: “wow pero si todo como lo digo, como lo hago, ella lo hace”. Y no le estoy diciendo hazlo así, es solo que miran y nos siguen 😍

    • Reply Carla Kratochvill junio 13, 2019 at 9:23 am

      Soy fiel creyente de que con los niños, logramos más haciendo que diciendo.

  • Reply Lina Ocampo junio 11, 2019 at 3:16 pm

    Me encanto este post y tienes toda la razón mi hermosa 🤗 gracias por escribirlo

    • Reply Carla Kratochvill junio 13, 2019 at 9:22 am

      Gracias a ti por leerlo.

  • Reply Florsilvestre junio 11, 2019 at 3:20 pm

    Que bellezaaaaa, cómo fué capaz de disfrutar y apreciar esos regalos de la naturaleza!!! En definitiva, sí creo que los niños son nuestros espejos!!! Un abrazo!!

    • Reply Carla Kratochvill junio 13, 2019 at 9:22 am

      Así es, ellos son nuestro reflejo y por eso me encanta ayudarla a que sus alas crezcan.

  • Reply Marinés junio 11, 2019 at 5:03 pm

    Gracias por compartir tus experiencias! Como mamá es un alivio leer a otras mujeres que están en el mismo camino 💖

    • Reply Carla Kratochvill junio 13, 2019 at 9:21 am

      Somos muchas en el mismo camino, solo vale voltear a veces para darnos cuenta de eso.

    Leave a Reply