Decálogo del Postparto
Maternidad

Decálogo del Post-Parto

En la vida hay reglas para casi todo, y a veces esas reglas están apartadas de la realidad de cada situación. El postparto es uno de esos momentos, en los que hay unas normas sociales que se alejan del beneficio de la madre, e incluso hasta del bebé.

Querida futura mamá, querida nueva mamá; espero que leas este post que escribo desde la consciencia y la sensatez luego de mis dos partos, y con mucho respeto además.

Desde que somos niñas, tratan de hacernos creer que debemos tener súper poderes, que debemos solucionarlo todo y ser infalibles, que no podemos equivocarnos sino que por el contrario tenemos que tener bien claras todas las respuestas de la vida. Y luego nos embarazamos, y llegan las hormonas y nos traen una revolución mental que termina llenándonos de culpas y frustraciones innecesarias.

Desde que nos convertimos en madres, ese sentimiento de no fallarle a nadie se maximiza y de repente empezamos a sentir que hemos fallado en algo (y en oportunidades ni siquiera sabemos en qué) o que estamos enloqueciendo.

Libérate de cargas

Por eso traigo estas líneas, para acompañarte en este proceso, para decirte que no estás mal, que no es malo no saber qué hacer o cómo hacerlo, y que en este camino de la maternidad, está bien preguntar cuando tengas dudas; y que además está bien que vayas aprendiendo sobre la marcha, porque de eso se trata la vida, de aprender, no de no fallar.

Primero que nada quiero que sepas que eres un ser humano, lleno de virtudes antes que defectos, y siendo humana es normal sentirse débil, necesitar ayuda, decidir cosas que los demás quizás no entiendan, etc. Y más cuando has traído una vida al mundo en el que tu cuerpo y tu mente cambian tan radicalmente en tiempo récord.

También quiero recordarte que no importa si fue por cesárea o por parto natural, la forma en la que has traído a tus hijos al mundo no hace la diferencia en tu maternidad, e incluso tampoco en el proceso hormonal que vivirás durante el postparto.

Más importante que todo es que sepas que no eres culpable de nada, ser mamá es una de las más bellas situaciones de la vida, así que no permitas que las expectativas te hagan perder el norte, que al final quien realmente lo define es nuestro instinto materno.

No te enganches en lo que no fue o no pudo ser, en lo que distinto que se ve todo a como lo imaginaste, vive tu maternidad siguiendo tu corazón y entonces no te habrás equivocado. Y de hacerlo, tendrás la oportunidad de repararlo desde el amor.

Decálogo del postparto

No se trata de una ley para cumplir al pie de la letra, es solo una serie sugerencias en las que me inspiré luego de mi segundo parto, en medio de una pandemia y cumpliendo con una maternidad totalmente distinta a mi primera experiencia.

  • No te dejes de última en la lista. La prioridad es el bebé, pero no te olvides de ti.Es cierto que el bebé tiene que estar bien, pero para que eso sea posible primero tú tienes que estar bien. Aquí es donde aplica el ejemplo de las máscaras de oxígeno en el avión, y se va extendiendo a lo largo de la maternidad y la familia. Si mamá no está bien, la familia a su alrededor, tampoco lo estará.
    No se trata solo de estar bien físicamente, sino también espiritualmente.
  • El reposo es necesario. El reposo es un deber y un derecho no negociable. Yo intenté muy irresponsablemente saltármelo en mi segundo postparto, y el cuerpo me pasó factura, así que con propiedad te digo que sentirse bien no quiere decir que debemos saltarnos las recomendaciones médicas del postparto.
    El cuerpo necesita recuperarse, y eso requiere un tiempo que depende de cada organismo.
    No agacharse, no alzar peso, mantenerse hidratada, mantener las heridas limpias y secas, tomar la medicación que se pueda requerir, etc. No es capricho médico, es sabiduría humana.
Saliendo con las niñitas a comprar cualquier cosa, 10 días después de mi cesárea. Como me sentía bien, no paré e hacer mis cosas, y al mes, no podía moverme.
  • La casa y el resto del mundo pueden esperar. Hace poco leí algo que me hizo click inmediatamente, “ocúpate de lo prioritario, la casa y la ropa no necesitarán terapia en el futuro”.
    Con esta frase que ahora mismo no recuerdo de quien es, se referían a las madres que se martirizan porque la casa está hecha un desastre porque los niños no les dejan tiempo de ordenar, y creéme que ya habrá tiempo luego, porque todo esto pasará muy rápido aunque no te lo creas ahora mismo.
    Quien te juzgue por como luces o como se ve tu casa cuando estas conectándote y conociendo a tu bebé, no merece siquiera tu atención.
    El postparto no es tiempo de limpiar, planchar, lavar, cocinar o pasear al perro, sino de criar y de recuperarse, así que todo lo demás no es tu obligación en este período. 
  • Pedir ayuda es válido. Nadie creerá que eres débil por pedir ayuda, entonces tampoco te auto sabotees. Cuando nace un bebé en una familia, créeme que alrededor hay un montón de gente bien dispuesta a ayudar. Si te ofrecen ayuda y la necesitas, tómala; pero también atrévete a pedirla.
  • Alimentarse bien y mantenerte hidratada es tu obligación. Sobre todo si estás dando pecho es muy necesario que mantengas la buena alimentación, que te mantengas hidratada y que no te saltes las comidas. En este sentido, siempre es bueno ingeniárselas para comer.
    Crea un plan con tu pareja o con quien te acompañe para poder cumplir con tus requerimientos alimenticios diarios, y sobre todo evita caer en mala alimentación. Consume alimentos ricos en proteínas, minerales y vitaminas.
Mi esposo cada vez que ve que no como bien, me prepara estos desayunos de Omelet con todos los vegetales que consigue en la nevera.
  •  Es normal sentir que no lo estás haciendo bien. A todas nos entregan una carga de culpas cuando nos convertimos en madres, y todas ellas están plenamente asociadas a nuestras creencias, así que constantemente sentimos que no lo estamos haciendo bien, que no nos estamos esforzando los suficiente, que estamos fallando en algo, y aún así no quiere decir que lo estés haciendo mal. A ser mamá se va aprendiendo en el camino, y siempre que pienses que lo has hecho mal, seguramente alguien más lo habrá hecho peor, así que líbrate de esa culpa, y no pongas a tus hijos como excusa. Siembra en ellos, para que ellos mismos cosechen su futuro, no para que te devuelvan nada a ti.
  • Si sientes algo extraño en tu cuerpo convérsalo. Quiero hacer un inciso aquí, porque a veces desestimamos lo que sentimos a nivel corporal y eso puede ser peligroso. No te quedes callada ante el dolor o alguna molestia. Si hay algo que se siente diferente o es muy molesto, háblalo con tu médico o matrona, no guardes dolores con la esperanza de que pasarán.
    Aquí me gustaría destacar que no te quedarás calva. En todos los cambios que están dándose en tu cuerpo, la perdida de cabello es uno de los más notables, pero nacerá cabello nuevo rápidamente, así que no te desesperes. Ve esto como una forma de renacer. Eso sí, presta atención si te quedan huecos en la cabeza, ya que de ser así, sí debes consultar a un especialista.
  • Tomate tu tiempo. Es importante que te tomes un tiempo para ti misma, para reconectarte y despejar la mente, pero también es MUY importante que te tomes el tiempo necesario para conocer a tu bebé e ir acostumbrándose uno al otro.
    En ese proceso también es muy importante que participe papá y los hermanos (si es que tienes otros hijos), hay que ser padres presentes, una familia activa.
    Recuerda que eres tú quien decide quién y cómo se les acercan a ustedes, así que será tu decisión cómo serán las visitas y cuándo. No sientas presión si ha pasado un mes y no han conocido al bebé, y de eso también hemos hablado en otros post.

No temas tampoco decir si no te sientes cómoda con que lo toquen, lo carguen o lo fotografíen, es tú decisión y ni tu bebé ni tú, tienen que cumplir con las expectativas de los demás.

  • Llegará el tiempo del sexo. Lo primero que hay que decir aquí es que tu pareja no te va a dejar por no tener sexo con él durante la cuarentena (a menos que sea un idiota), por el contrario te acompañará y estará pendiente de que estabilidad física y emocional.
    Pero sí, después del parto puede pasar que aumente tu deseo sexual y no puedas hacerlo por dolor o por miedo; o también puede pasar que el deseo prácticamente desaparezca por completo, y esto se debe a que tu cerebro ha codificado una función prioritaria, que es cuidar al bebé.
    No obstante, poco a poco también irás recuperando tu confianza sexual. Creéme, ¡El sexo después del parto existe para todos!
    Esto también es muy importante que lo converses con tu pareja, y que en caso de sentir alguna molestia durante el acto, consultar al médico.
  • Habla sobre cómo te sientes emocionalmente. Bien sea con tu pareja, tus padres ó tus amigos, válete de tu respaldo emocional. Las hormonas no pueden controlarte y en el postparto pueden ser más agresivas que en el embarazo mismo, así que apóyate en quienes brindan su apoyo sin juzgarte y ten confianza de hablar sobre lo que sientes en tu corazón.
    En mi caso, yo tuve y tengo un pilar base en mi maternidad, que es una de mis mejores amigas, quien siempre me escucha y me alienta, pero también quien actúa como mi consciencia para recordarme muchas de las cosas que ahora yo comparto contigo en este post.

Por último, te invito a vivir el momento, porque créeme que pasa tan rápido que luego te preguntas a dónde se fue todo ese tiempo.

Eres un ser maravilloso, que trae al mundo luz a través de sus hijos, y eres capaz de lograrlo. No lo dudes. Estás preparada para este camino y verás los buenos frutos en el futuro, pero para verlo necesitas estar tú bien y completa en el futuro, así que no dejes de cuidarte a ti misma en todo este camino.

Espero te sea de utilidad este post, y si necesitas algún apoyo extra, aquí estoy para ti.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

12 Comments

  • Reply Gaby enero 22, 2021 at 5:43 pm

    Me encantó el post. Justo dí a luz hace 3 semanas. Tus palabras me sirven mucho.
    Gracias

    • Reply Carla Kratochvill enero 29, 2021 at 5:48 pm

      Qué bueno Gaby, bienvenida a este hermoso mundo de la maternidad.
      Bienvenida a esta tribu.

  • Reply Ivone enero 22, 2021 at 7:03 pm

    Totalmente de acuerdo contigo, cuantas emociones se sienten en esa etapa, recuerdo perfecto que me daba la una de la tarde y yo seguía en pijama

  • Reply Anne Marie Leon enero 22, 2021 at 7:46 pm

    Carla, este decálogo del post parto está genial, me sentí muy identificada con varios de los puntos, en especial cuando tienes tu primer hijos, me encantó!

  • Reply Johannes Ruiz enero 22, 2021 at 7:47 pm

    Que bonito y sentido tu decálogo 😍 transmite tanto tanto amor!! Y la foto de las 3 la amé

    • Reply Carla Kratochvill enero 29, 2021 at 5:47 pm

      Bella, gracias por acompañarnos.

  • Reply Carla Sánchez Oficial enero 23, 2021 at 12:26 am

    Muy bueno leer este decálogo del post-parto, siempre tan acertada y humana con tus artículos ❤️ me encanta leer

    • Reply Carla Kratochvill enero 29, 2021 at 5:47 pm

      Me agrada saber que te gusta.

  • Reply Gina enero 23, 2021 at 12:29 am

    Reglas de oro para esa etapa tan dura y a la vez tan mágica en la vida de las mamás.

    Amé cada palabra.
    Me hiciste recordar mi post parto ❤️

    • Reply Carla Kratochvill enero 29, 2021 at 5:47 pm

      Qué bonito Gina que lo disfrutaste de esa manera. Un abrazo.

  • Reply Raquel enero 29, 2021 at 9:58 am

    Yo añadiría, olvídate del reloj. Totalmente. Lactancia a demanda, ya sea fórmula o teta. Y no te estreses con relojes, cuánto hace, ni se te ocurra mirarlo por las noches. Vivirás mejor.

    También decir que puede pasar que la líbido no vuelva hasta pasados incluso varios años después de tener al bebé. A veces alrededor de los 2 años, por experiencia y lo visto con otras madres. Y eso también es normal.

    • Reply Carla Kratochvill enero 29, 2021 at 5:46 pm

      Me encanta que toques ese tema. Tengo un tiempo cocinando algo sobre eso, porque del sexo pocos hablan y muchas sufren.

      Gracias por tu aporte Raquel.

    Leave a Reply