Maternidad

Cuando el no contradice lo natural

Hace unas semanas escribí un post para nuestra cuenta de Instagram sobre una experiencia que aún retumba en mi cabeza, porque es una situación recurrente en nuestra sociedad.

En aquel momento, caminaba cerca de un parque al que llegaban un montón de niños en compañía de sus maestros. Hasta allí todo era normal, y en realidad eso es algo normal en este país, hasta que de repente escuché: «¡No corran, no corran!».

En realidad no sé ni por qué distinguí lo que decían entre mi húngaro chucuto porque en realidad la mayor parte del tiempo que voy por la calle voy más pendiente de lo que veo que de lo que escucho; pero me pareció tan fuera de lugar que me hizo reflexionar sobre lo que yo estoy haciendo como mamá.

Estos maestros, que entiendo tienen razones para pedir un comportamiento “civilizado”, les hacían esa petición a niños de entre 6 y 8 años. Y estamos claros en que los maestros están ahí para educarnos y acompañar a los padres en el proceso formativo, pero también estamos refiriéndonos a comportamientos naturales del propio ser.

«No corras. No saltes. No grites. No llores. No inventes», retumbaron en mi cabeza inmediatamente y no me sentí muy cómoda conmigo misma en ese momento.

¡Wao! Es que a veces digo todas esas cosas que nunca quise decir como mamá porque no quiero limitar el desarrollo natural de mis hijos, sino por el contrario acompañarlos dejando claro los límites de nuestra crianza sin que esto genere frustración en ellos.

Yo realmente no tengo un recuerdo claro de mis padres diciéndome cosas como estas en momentos donde fuera correcto hacerlo; sí recuerdo que mi papá se frustraba muchísimo si yo (ya con unos 10 años) empezaba a llorar de sentimiento en medio de mis planteamientos. Recuerdo mucho que me decía “usted es fuerte, no llore y explíqueme qué pasa”, y sí, muchas veces yo no quería llorar pero era lo que me salía y eso me hacía sentir que lo decepcionaba a él.

Pero volviendo al caso de estos niños, y lo que yo sentí en ese momento como mamá, tenía que ver más con la naturaleza del ser, el desarrollo normal. Es decir, dicen que lo normal es que un niño se mueva, brinque, hable, que los niños felices cantan con frecuencia, que necesitan estar en movimiento y poniendo su creatividad al límite a través del juego. Entonces ¿le vamos a pedir que cuando vayan al parque no corran?

¿Ven la diferencia?

¿Si no corren en el parque dónde lo harán? ¿Si no inventan cosas qué será del futuro de sus vidas? ¿Si no lloran cuando se sienten mal o intimidados, a dónde va toda esa frustración? ¿Si no hablan con nosotros, que somos sus padres, con quién se supone que sentirán confianza?
Y es que a veces los adultos nos programamos inconscientemente a decir «No + complete usted la frase» y lo que hacemos de alguna manera, más que poner límites claros, es limitar, estropear, aporrear el proceso NATURAL de un ser humano, que en medio de su formación necesita conocer qué quiere, que le gusta, qué puede hacer, etc.

No quiero decir con esto que estamos mal como seres humanos o que somos malos padres por decir que no; evidentemente hay momentos en los que no hay negociación que valga y simplemente hay que decir no, pero decir “no hagas tal o cual cosa” cuando va en contra de su naturaleza o solo para intentar quedar bien con el resto de la sociedad, a veces puede ser muy perjudicial para nuestros peques.

Repito, no hablo de no poner límites claros, hablo de brindar las herramientas para que su desarrollo sea lo más natural posible y su auto conocimiento se dé de la mejor forma posible.
Siempre les digo que yo no soy especialista de nada, solo soy una mujer, intentando ser mamá de la mejor forma posible y a veces me gusta compartir este tipo de pensamientos con ustedes. ¿Ustedes qué piensan del no?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Carla Sánchez Oficial diciembre 10, 2019 at 3:01 pm

    Me parece que debe exister un equilibrio mientras no estén en riesgo debemos permitirles que exploren y simplemente sean niños. Eso implica todo lo mencionado anteriormente (Correr,saltar, llorar, jugar etc) 💚

    • Reply Carla Kratochvill diciembre 13, 2019 at 6:16 pm

      Por supuesto, todo tiene que tener un equilibrio, pero ir contra natura no está bien.

  • Reply Amaranta diciembre 10, 2019 at 3:07 pm

    Estoy de acuerdo contigo. Lamentablemente nos criaron así pero es hora que ir cambiando ese chip 🤓

  • Reply Florsilvestre diciembre 10, 2019 at 4:17 pm

    Me gusta y entiendo tu reflexión!! Hay veces que nos toca es acompañar en lugar de limitar!!! Son quizás acciones que repetimos de nuestra infancia pero toca pensar desde el punto de vista de los niños!!!!

  • Leave a Reply