Maternidad

Cada embarazo es diferente…lo creas o no.

Cada embarazo es diferente…

Sí, mira que sí lo es. Y eso ha sido algo que he experimentado en carne propia durante los últimos meses. Pero no porque uno lo sepa quiere decir que el entorno lo entiende, y cuando digo entorno me refiero incluso a la pareja y al médico tratante.

Esta vez me gustaría compartir con ustedes mi embarazo desde mi visión personal. Y claro que es muy personal, habrá quienes creen que es exagerado pero ¿cómo pueden saberlo ellos si no están dentro de uno?

Comenzaré por contarles que quería un bebé desde hace mucho tiempo; siendo hija única en una familia donde todo el mundo tiene hermanos, para mí era muy importante que mi hija no se quedara sola sino que tuviera la oportunidad de criarse y vivir con un compañero de juegos y aventuras. Y pues la verdad es que no nos costó mucho quedar embarazados, me atrevería a decir que fue en el primer intento, una vez ambos estuvimos conscientes de lo que queríamos claro está.

Pero una cosa es desearlo y otra muy diferente vivirlo. Y esto no lo digo por mal. Estoy casi segura que sentí cuando quedé embarazada, y todo aquello me dio mucha ilusión hasta que confirmamos el embarazo y empezaron todos esos síntomas que no había experimentado en mi primera gesta.

¡Les juro que después de las náuseas y los desmayos, empecé a creer que algo andaba mal! Pero una cosa paranoica que ahora viendo para atrás, hasta enfermizo me parece. Cada vez que iba al baño pensaba que iba a encontrarme con algo que no quería ver, salir en verano era un deporte extremo y comer en la calle toda una odisea; sufrí de alergias por polen, tuve el accidente que me dejo postrada con un yeso por casi dos meses, he vomitado incluso en la semana 30, cambiamos de médico al menos cuatro veces y todavía no estoy convencida de la que me atiende por ahora, he llorado con cada tontería y me han dejado de importar cosas que antes me habrían roto el corazón; varias veces pregunté a los doctores si todos esos malestares eran producto de que mi cuerpo estuviera rechazando al bebé, y la respuesta era la misma (y a mí me parecía incongruente para ser sincera) “cada embarazo es diferente y tu deberías saberlo, ya tú has estado embarazada”.

Pero Dios mío, ¿Cómo me pueden decir eso? Si se suponía que tenía que considerar mi experiencia previa (cero vómitos, cero alergias, no accidentes, no desmayos) ¿cómo era que esto me podía parecer normal?

Después también caímos en cuenta de un factor nuevo, y era la ausencia física de nuestro entorno de apoyo, para ser más específica mis padres y tíos que siempre nos dieron como familia su apoyo incondicional a través de las redes, pero no era lo mismo. Y llegó un punto en el que hasta los ataques de pánico volvieron a mí, y eso sí fue como el punto de quiebre.

Esta madrugada en medio de mi insomnio me puse a pensar en todo lo vivido en este embarazo, y realmente me siento como primeriza, porque la primera vez para mí fue todo muy al estilo Susanita, un embarazo de ensueño en el que estuve totalmente activa (pero que hasta cargando cajas de cerámica y mudanza) hasta la semana 36; y ahora ya cercanos a la fecha de parto, reflexiono sobre cómo las circunstancias pueden hacer que todo sea tan distinto.

¿Por qué cada embarazo es tan distinto al otro?

¡Simple! porque cada individuo es diferente y nosotras estamos resguardando un cuerpo diferente. Pueden tener la misma carga genética y aun así ser distintos entre sí. Hablo de células, personalidades, gustos, rasgos físicos e incluso en esto hasta el cambio climático influye.

Nuestros cuerpos también han cambiado, cada uno de nuestros órganos tiene más tiempo y también conservan aquello que llaman popularmente “la memoria del cuerpo”, por lo que es más probable que durante el segundo embarazo se empiecen a notar los cambios desde mucho antes que con el primer bebé.

Pero sí, no dejamos de ser primerizas, pues ahora tenemos un hijo del que ocuparnos mientras dentro de nosotras se forma la segunda cría, y eso también colabora con el hecho de ser emocionalmente un desastre, porque nos brotan todas las angustias sobre cómo será la relación entre hermanos y las dinámicas familiares con la llegada del nuevo bebé.

Entonces cada embarazo es diferente y por ende que hayas estado embarazada antes no quiere decir que sepas qué hacer o no, o cómo sentirte en un segundo o tercer embarazo. Y he entendido esto con 34 semanas de embarazo, en una charla introductoria que nos ha dado la partera hace unos días atrás sobre cómo será el proceso que viviremos en este nuevo país donde los protocolos son muy diferentes a los que teníamos en nuestro país de origen.

Mientras la chica hablaba del proceso de parto, el papeleo, lo que podíamos hacer y quién estaría con nosotros, mi mente se paseaba por el día en que mi primera hija nació.

-¿Recuerdas cómo se sienten las contracciones?- preguntó la partera.

Yo me quedé en blanco porque para ser sincera había borrado lo malo del día del nacimiento de mi primera hija, pero inmediatamente dije “sí”.

-Pues esas que recuerdas son las que tienen que hacerte venir al hospital en caso de emergencia. Y si no las recuerdas no pasa nada, sigue tu instinto o me llamas inmediatamente si tienes dudas. Estar embarazada nunca es igual, así que para mí es como si fuera tu primera vez.

Y ahí fue que conecté con ella. Por primera vez en mucho tiempo, me sentí comprendida y contenida por personal médico en la tierra que me ha acogido, y tal vez esto tenga que ver más con humanidad que con nacionalidad.

En todo caso mamita que estas esperando tu primer o segundo o tercer hijo, y te topas con este post, quiero recordarte que no estás sola y que tu cuerpo es sabio, tan sabio como el del bebé que esperas. Y al final del día todo estará bien, sólo déjate guiar por tu instinto y nunca te calles un dolor, un malestar o algo que te haga sentir incomoda. El personal de salud está allí para atenderte, tus afectos para apoyarte emocionalmente y tu corazón estará listo para recibir a tu bebé.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

15 Comments

  • Reply Lina febrero 4, 2020 at 2:35 pm

    Me
    Encanto tu post! Totalmente de acuerdo contigo mi hermosa! Yo llevo tres y venía traumada con los anteriores porque fueron cesarías y no me
    Fue muy bien y en cambio en esta Dios mío fue maravillosa… además los si tomas durante el Madrazo fueron diferentes .. gracias por compratir tu post ♥️

    • Reply Carla Kratochvill febrero 5, 2020 at 8:25 am

      Me encanta recibir estos comentarios porque ya lo has vivido y seguro otras mamis que, como yo, se estrenan en este mundo de ser mamá de varios, se sienten abrazadas por experiencias como la tuya.

  • Reply María F Urrutia febrero 4, 2020 at 2:44 pm

    Completamente en sintonía contigo, Carla! Me pasó exactamente igual. Tan diferente fue mi segundo embarazo que no faltaron los miles pronosticadores diciendo que sería del sexo contrario… wrong! No se trata de sexo, se trata de ser una persona diferente como dices

    • Reply Carla Kratochvill febrero 5, 2020 at 8:24 am

      Así es, de eso hemos hablado anteriormente. Yo preferí no escuchar esos comentarios, pero a papá si lo ha afectado un montón y lo ha hecho sentir inseguro muchas veces. Ahora como mamá yo lo veo como que son dos seres totalmente diferentes, y es una forma de hacernos entender a que no enfrentaremos en el futuro.

  • Reply Andrea febrero 4, 2020 at 3:04 pm

    Y también es diferente porque tus emociones son diferentes, estamos en constante cambio, pero creo que la variante principal, además de que es otro bebé, es que no tienes a tu tribu cerca! Lo importante es que te estas evaluando y eso es clave! Todo saldrá bien, Carlita, te abrazo en la distancia!

    • Reply Carla Kratochvill febrero 5, 2020 at 8:22 am

      La presencia de la tribu es muy importante, en eso te doy la razón.

  • Reply Paula febrero 4, 2020 at 3:36 pm

    Tienes toda la razón! Cada embarazo y cada experiencia es diferente. Yo tuve 3 y con las 3 fueron si tomas, sentimientos y vivencias distintas. Es normal y se disfruta diferente cada uno

    • Reply Carla Kratochvill febrero 5, 2020 at 8:19 am

      Qué bueno saber esto de una mamá muy experimentada.

  • Reply Gabriela febrero 4, 2020 at 3:40 pm

    Cada embarazo y cada experiencia son diferentes, nos enseñan, nos preparan para un nuevo bebé también diferente y único!

    • Reply Carla Kratochvill febrero 5, 2020 at 8:18 am

      Así hay que verlo, como el momento preparatorio para recibir una nueva vida.

  • Reply @mamaversatil febrero 5, 2020 at 10:43 am

    Coincido contigo Carla ya sea la primera, segunda o quinta barriga cada embarazo es único porque nosotras volvemos a nacer también con cada hijo también, las circunstancias aunque en este momento sean diferentes estoy segura que están en las mejores manos y tienes a tu esposo y a tu hija, todo va a salir bien y me alegra mucho que ya falte poco para conocer al cuarto integrante ❤️

    • Reply Carla Kratochvill febrero 5, 2020 at 10:55 am

      Así es. Nos sentimos diferente y es porque volveremos a nacer a través de nuestros peques.

  • Reply Marines febrero 5, 2020 at 2:21 pm

    tienes toda la razón, cada embarazo es un mundo diferente! yo tengo 3 niñas y las 3 fueron diferentes, que bueno que compartes esto para que muchas mamis entiendan que es NORMAL! y todo el trayecto de crianza también es muy diferente con cada un@.

  • Reply Marines febrero 5, 2020 at 2:47 pm

    Tienes toda la razón!! Cada embarazo es unico y no podemos comparar uno con otro. Yo tuve tres niñas y cada una fue difentisimo….pero maravilloso! incluso la crianza es diferente , todo esto es normal y no debemos sentirnos mal. Gracias por compartir tu experiencia….

    • Reply Carla Kratochvill febrero 7, 2020 at 10:57 am

      Gracias a ti por compartir tu experiencia tan valiosa.

    Leave a Reply