Maternidad

Anidar. Un tiempo necesario y de conexión.

Cuando hicimos el curso preparatorio para atender mi primer parto, todos los especialistas que se presentaron nos hablaron del término “nesting ó anidar”, o lo que las abuelitas conocen como “Síndrome del nido”.
La verdad es que yo lo identifiqué inmediatamente a en los perfiles de mis amigas que habían quedado embarazadas antes que yo, aunque en mi primer embarazo yo no lo tuve sino hasta después de dar a luz.

Lejos de querer anidar, mis ganas de salir y disfrutar con mi esposo aquellos últimos días de soledad de pareja estaban a flor de piel. Sin contar con que quería hacer de todo y más. De hecho estuve de reposo solo por una orden médica, pasadas las 38 semanas de gestación.

No es de extrañar que siendo mi segundo embarazo tan diferente, haya experimentado este síndrome desde las primeras semanas semanas. Y si les digo la verdad, me ha agradado porque me ha hecho conectarme muchísimo más con mi bebé y también con mi hija mayor.
Por eso que me parece lindo compartirlo con ustedes, ya que en este embarazo he conocido a un montón de futuras mamis que se sienten un poco perdidas en este camino de anidar rumbo al parto, y que incluso se sienten un poquito locas.

¿Qué es el Síndrome del nido?

Empecemos diciendo que el nesting o el Síndrome del nido no es más que un impulso natural primitivo, instintivo, que tendemos a tener las embarazadas, y que suele presentarse después del quinto mes de embarazo, aunque los estudios revelan que es más común experimentarlo en el último trimestre de gestación.

Pero ¿Qué nos pasa durante este tiempo? Pues nos volvemos un poco obsesivas por querer tener todo limpio en casa, ordenado, preparado para la llegada del bebé. Así que nos da por limpiar, lavar, planchar, ordenar, arreglar las habitaciones, y en otros casos también se siente como unas ganas incontrolables de no querer salir de casa, de estar lo más cómodas posible y haciendo cosas que nos hacen sentir seguras.

Así como las avecillas arman sus nidos ramita a ramita, nosotras buscamos construir un hogar seguro para nuestras crías, y normalmente esto es lo que por instinto desarrollamos todos los mamíferos, aunque no necesariamente todas las futuras mamás lo vivan.

Les cuento que en mi caso me ha dado por lavar cuanta ropa se me atraviesa y pasar escoba por la casa de dos a tres veces por día. Bañarme se ha vuelto algo necesario, y a veces me toca bañarme varias veces al día, como si mi cuerpo se estuviera preparando para algo para lo que necesito estar excesivamente pulcra. Cada vez que me dicen para salir, me lo pienso un montón de veces y si me da sueño, no pueden imaginar lo maniática que me pongo para dormir arropada hasta el cuello y con un montón de piezas que hagan mi cama más acolchada.

Siendo muy honesta, no me había dado cuenta de que estaba experimentando este síndrome hasta que una amiga me dijo “ay amiga, ya estas anidando”.

Primero me cayó como un balde de agua, porque tenía la impresión de que se anidaba sólo días antes del parto y les confieso que caí un poco en pánico, pero llegó un momento en el que para calmar mi ansiedad, empecé a conectarme con mi tribu y me encontré con otras mamis que, como yo, están pasando por lo mismo y se sienten un poco pérdidas o confundidas.

El punto está en que no hay un momento específico para que esto ocurra en el embarazo, y no tiene que ver directamente con el momento en el que nacerán nuestros bebés, por lo que es muy importante mantener la calma y simplemente vivir el proceso entendiendo que es algo natural. No quiere decir que nos estamos volviendo locas, ni nada por el estilo.

¿Qué podemos hacer para exprimir al máximo este tiempo de anidación?

Pues buscar cosas que nos hagan sentir llenas a nivel personal como meditar, descansar, ver una serie de esas que tanto nos gusta o incluso escuchar los podcast que están tan de moda y que nos pueden ayudar a aumentar nuestros conocimientos pero también nuestra oxitocina a través de la risa, por ejemplo.

Si estas obsesiva con la limpieza como yo, te recomiendo llegar hasta donde tu cuerpo lo permita de forma consciente. Es decir, nada de estar subiéndose a escaleras o limpiando techos, usando químicos que puedan poner tu seguridad o la de tu bebé en riesgo. Por el contrario, puedes utilizar la aromaterapia para calmar un poco la ansiedad que puede causar esta manía de limpiar.

La música es también un buen instrumento para conectarnos con nuestros bebés, bien sea porque usas música de estimulación para el bebé o porque escuchas esa música que tanto te gusta y te relaja, y puedes aprovecharla para bailar con tu bebé.

En mi caso la visualización ha sido una herramienta vital, ya que me ha permitido conectarme con mi bebé pero también con la realidad que me tocará vivir al convertirme en mamá de dos en las próximas semanas. Visualizar no es precisamente adelantarse a los hechos, sino conectarse con una energía positiva que te hace sentir segura de que todo estará bien.

Querida mami, anidar no es malo. Es natural, es normal y es hormonal.

Disfrutar del “slow living” que los europeos practican tanto también ha sido maravilloso, porque he podido disfrutar de las siestas de mi hija grande y abrazarla desde el alma, y ahora sé que ella sabe que mami siempre estará para ella aunque tenga hermanos. Pero además desde la madurez de sus tres añitos me ha enseñado un montón de cosas, como esperar el momento perfecto para hacer las cosas, que un equipo en casa funciona mejor cuando todos están comprometidos y por supuesto que con amor y escuchando al corazón, todo sale mejor.

Querida mami, anidar no es malo ni es bueno. Es natural, es normal y es hormonal. Si lo estás experimentando, simplemente te invito a dejarte llevar por el instinto y vivir el proceso de la forma más sana posible, tanto para ti como para tu bebé será beneficioso.

Y si no lo experimentas no pasa nada, no eres menos mujer o mamá por eso.

Si ya lo experimentaste, me encantaría saber qué sentiste y como lo enfrentaste. Estoy segura que otras mamis también lo agradecerán.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

12 Comments

  • Reply Yulissa febrero 20, 2020 at 3:36 pm

    Cuánto me hubiera gustado leer estas cosas hace unos 17 años atrás!!! 😄Gracias por compartir esto con tantas mamis!!

    • Reply Carla Kratochvill febrero 24, 2020 at 8:21 pm

      Bien dicen por ahí que la información es poder.

  • Reply María F Urrutia febrero 20, 2020 at 4:09 pm

    No estoy segura si lo tuve con Ale, pero definitivamente no lo experimenté con Sebas. Y no estoy segura porque como Sebas estuvo de vacaciones hacia el último trimestre, era casi imposible descansar y tener las cosas listas y en orden 🤷🏻‍♀️

    • Reply Carla Kratochvill febrero 24, 2020 at 8:21 pm

      Gracias por compartir tu experiencia.

  • Reply Amaranta febrero 20, 2020 at 4:16 pm

    Gracias por compartir tu historia que tema interesante, no conocía nada al respecto

    • Reply Carla Kratochvill febrero 24, 2020 at 8:20 pm

      Me alegra saber que podemos brindar información interesante.

  • Reply Elimar Asuaje febrero 20, 2020 at 4:55 pm

    Wow, no conocía ese termino y soy mamá de dos. A mi me dio por salir y comer todo lo que sabía no podría durante la lactancia jeje. Tambien me dio por mega organizar y limpiar.

    • Reply Carla Kratochvill febrero 24, 2020 at 8:20 pm

      Entonces sí anidaste Eli, lo de organizar y limpiar es parte del proceso.

  • Reply Marines febrero 20, 2020 at 7:39 pm

    Es impresionante ese sentimiento! Yo lo senti con las 3 y gracias a que lei lo identifiqué sino me hubiese vuelto loca 😜 gracias por la información para todas las mamis nuevas!

  • Reply Marines febrero 20, 2020 at 7:40 pm

    Es impresionante ese sentimiento! Yo lo senti con las 3 y gracias a que lei lo identifiqué sino me hubiese vuelto loca 😜 gracias por la información para todas las mamis nuevas!

    • Reply Carla Kratochvill febrero 24, 2020 at 8:19 pm

      ¡Qué fino saber que te pasó en los 3 embarazos! Yo lo he experimentando solo en este segundo embarazo.

  • Reply Luisana febrero 20, 2020 at 8:25 pm

    Reaccionamos tan natural… Aveces ni nos damos cuenta… espectacular tu artículo!

  • Leave a Reply