Maternidad

Amamantar es gratis, pero también es voluntario

Si algo me ha enseñado amamantar es a tener respeto, paciencia y perseverancia, pues esta es una carrera de resistencia, en la que las comparaciones pueden ser muy dañinas.

Estamos celebrando la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020, y este año el lema es “Apoye la lactancia por un Planeta saludable”, y eso me ha puesto a pensar en muchas cosas.

Pues sí, soy pro lactancia materna sin duda alguna, pero en este camino de amamantar -que no es para nada fácil-, he aprendido la importancia del respeto y también del apoyo que necesitamos las madres que decidimos o no amamantar, y por eso me pareció interesante compartir con ustedes mi opinión con respecto al tema.

Desde el principio

Muchas veces les he dicho que no estaba entre mis prioridades ser mamá, pero una vez supe que me convertiría en una, empecé a investigar sobre qué era lo mejor para mi bebé y eso me llevó a encontrarme de frente con la lactancia.

Mi mamá siempre me decía que cuando yo estaba bebé, el tiempo de amamantar era de exclusiva conexión conmigo; pero ese proceso se vio interrumpido antes de tiempo por distintos motivos, entonces yo no fui una bebé solo de pecho y mi mamá de alguna manera, aún 30 años después, seguía sintiendo un poco de culpa por ello.

Al convertirme ya en madre, intenté restar esa sensación de incomodidad que mi mamá sentía, consumiendo muchísima información valiosa sobre el tema, pero donde en realidad no decía nada que a ella le pudiera quitar esa rayita que sentía en su corazón.

Por el contrario, sí lo decían las experiencias de lactancia que encontraba alrededor de mi maternidad. Y de alguna manera siento que fue a través de mi proceso de lactancia que me reconecté con mi mamá y borramos ese ciclo. Puede sonar raro, pero no lo es y les cuento por qué.

Amamantar es una decisión

Amamantar es una decisión de todos los días, y no es una decisión fácil. Pues aunque las madres sepamos que hay muchos beneficios en la lactancia, lo cierto es que tenemos que lidiar con el agotamiento, la dependencia total del bebé con nosotras, con las tonterías que muchos opinan alrededor e incluso, en muchas oportunidades, hasta tenemos que cambiar nuestra forma de vestir; entonces es allí donde entra la madre, la pareja, el padre, el entorno próximo y nos ayudan a decidir brindándonos el apoyo que nosotras necesitamos en ese momento.

Así fue como volví a conectar con mi mamá, a través del apoyo que ella me brindaba cada día durante los primero 45 días de vida de mi bebé, esos días en los que nos estábamos conociendo pero en los que yo también estaba REconociendo mi cuerpo y mi capacidad.

Yo decidí amamantar a mi bebé con el apoyo incondicional de mi pareja y de mis padres, que nos sostenían cuando alguno de los dos dudábamos o sentíamos ganas de tirar la toalla. Pero mi mamá fue vital en el proceso, ella me escuchó llorar, sobó mi espalda mientras yo daba pecho o sacó gases mientras yo me lavaba los buches, pese a todas sus limitaciones físicas ella estuvo allí, alimentándome, hidratándome, cuidándome, escuchándome e incluso informándome.

Recuerdo de mi primer ForoChat con mi tribu de Insta Mamis por Venezuela

Y así entendí

Un día mucho tiempo después de aquel inicio, viéndome allí con 30 meses de lactancia ininterrumpida, entendí que amamantar era una opción. Que sí, que es gratis y nos ahorra un montón de cosas y nos facilita la vida en muchos aspectos, pero también es una decisión que debe ser respetada, sobre todo por quien decide amamantar o no.

30 meses me hizo entender que no servía de nada imponer ideas, porque si a la madre se le impone dar pecho o lo hace sin estar convencida , no hará que la experiencia sea grata para ninguna de las partes. Y si mamá esta incomoda, el bebé lo estará aún más (razón por la cual decidí destetar a mi hija mayor).

Entonces entendí que amamantar era la mejor opción para mí, pero que no por eso tenía que ser la mejor opción para todas las madres. Y aprendí también que no por dar fórmula esas mamis son peores mamás, así como tampoco por dar pecho, las que amamantamos somos mejores mamás.

Sí, amamantar es gratis, pero es una decisión, es un acto que debe ser voluntario, no forzado, y eso quiero destacar en este post que está dedicado especialmente a las mamis que están en la dulce espera y a las mamis que por dar biberón se han sentido mal juzgadas.

Yo también en algún momento me sentí criticada por dar pecho, porque parecía que mi bebé dependía demasiado de mí o porque estaba muy grande, y fue gracias al apoyo de mi familia, de mi tribu y sobre todo a mis convicciones que supe que hacía lo que es correcto para mí y mi bebé.

La teta es un bonus

La teta, como le decimos más coloquialmente, es un regalo de vida a los hijos y un bonus extra para nosotras que tenemos la oportunidad de tenerlos exclusivamente en nuestros brazos, pero no por eso quiere decir que sea lo que a todas nos viene bien, y es eso lo que quisiera compartir con ustedes.

Si bien decidiste dar pecho o no hacerlo, apoya a esa mami que sí lo hace que está en tu tribu o te topaste en la calle o en alguna reunión. Regálale una sonrisa, ofrécele un vaso de agua o incluso una charla tranquila, pues la lactancia es una carrera de resistencia en la que muchas veces nos sentimos solas y nada más sabroso en este camino que sentirse acompañada y respetada.

¿Ustedes decidieron lactancia materna o fórmula? Las leo.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

11 Comments

  • Reply Ama agosto 4, 2020 at 2:13 pm

    Como yo tuve twins me fue imposible dar pecho. Me desesperé y con el agotamiento la leche desapareció a los pocos días. Que afortunadas las mujeres que pueden dar pecho! 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻

  • Reply Luisana agosto 4, 2020 at 2:14 pm

    En total sintonía contigo! Un camino de perseverancia!

  • Reply Gaby agosto 4, 2020 at 2:16 pm

    Gracias por compartir y ayudar a normalizar la lactancia! Yo le di 2 años a cada uno de mis hijos

  • Reply Rose agosto 4, 2020 at 2:54 pm

    Que hermoso texto! Y ame las fotos también, gracias por compartir estos momentos con nosotras 💓

  • Reply Anne Marie Leon agosto 4, 2020 at 3:02 pm

    Me encantó! Como dices, para mi fue un tema de decisión, paciencia y mucha perseverancia, con el primero tarde un mes en aprender el proceso y con la segunda, que pensé que iba a ser súper fácil, pues me dio mastitis, pero el resultado fue un año de lactancia con Santiago y con Samantha un año y medio de pecho exclusivo, si se puede!

  • Reply Yulissa agosto 4, 2020 at 3:17 pm

    Sin duda alguna, amamantar es algo voluntario. Yo personalmente disfrute al máximo esta etapa de mi vida.

  • Reply Andrea agosto 4, 2020 at 3:26 pm

    Yo amamanté a mis twins por 10 meses y siento que lo pude haber hecho mejor, pero para que castigarlo! Mejor veámoslo como algo bonito y qué lindo que tu mamá pudo sanar junto a ti

  • Reply Nadezda agosto 4, 2020 at 3:31 pm

    Ahy si sabes yo solo lo logre por 3 meses pero no me gustaba no me sentía cómoda, tampoco tenía el acompañamiento correcto.

  • Reply Johannes Ruiz agosto 4, 2020 at 3:40 pm

    Me encantó el post 😍 amamantar es una decisión de cada día como bien dices. En mi caso, muy gratificante para ambos

  • Reply Gaby Castellar agosto 4, 2020 at 3:49 pm

    Totalmente de acuerdo con lo que dices yo he amamantado a mis dos bebes por muuucho tiempo y no por eso me siento en el deber de juzgar a las mamás que no lo hacen. ❤️

  • Reply Maria F Urrutia agosto 4, 2020 at 5:04 pm

    Y yo aprendí que sin un entorno (el más proximo) colaborador, es aún cuesta arriba y tienes que decidir añadiendo a la lista tu salud mental 🥴

  • Leave a Reply