Maternidad

6 situaciones del postparto de las que pocos hablan

La maternidad trae consigo un montón de letras pequeñas de las que muy pocos están dispuestos a hablar, y a veces siento que son esas las cosas que opacan la experiencia, pues el desconocimiento o la desinformación nos puede llevar a experimentar emociones que nos hagan el camino de la maternidad mucho más difícil de lo que ya es.

Y sí, la maternidad es difícil por si no lo sabías, porque estás a cargo de una vida cuando muchas veces tú misma sentiste que no eras capaz ni de sostener la tuya propia. Sin embargo, citaré a mi padre que desde siempre me ha dicho “nada que valga realmente la pena en la vida, es fácil hija. Lo que fácil viene, fácil se va”, y aunque los hijos son prestados, ellos siempre volverán a nosotros de alguna manera si sembramos bien las cosas en ellos.

Así que te adelantaré que los hijos, lejos de ser una excusa o una carga, si nos orientamos bien en el camino, son la verdadera razón por la que no dejamos de luchar en ser mejores personas y alcanzar nuestros sueños.

Ahora bien, cuando nace un bebé (y aquí no importa si es el primero o el quinto) nace con él una madre, es como si algo dentro de nosotras se transformara o evolucionara. Y así como pasa en nuestro interior, también pasa en nuestro cuerpo, y no pasa en vano pues las hormonas son responsables de muchos de esos cambios.

6 situaciones del postparto de las que pocos hablan

Comparto contigo, seis situaciones claves que vivimos durante el postparto, de las que pocos hablan, y en las que tener información es clave para evitar el sentimiento de culpa o una preocupación excesiva. La información siempre es poder, y en el postparto es fundamental.

Cada una de nosotras conoce su cuerpo y la forma en la que el cuerpo nos habla, así que debemos poner especial atención a esas señales y acudir con un especialista cuando sospechemos que algo no va como debería

Incontinencia urinaria

Las contracciones e incluso el trabajo de parto, hacen que todo el sistema reproductivo quede sentido. Ya durante el embarazo era constante ir al baño y nos costaba aguantar las ganas entre la presión del bebé y el consumo de líquidos.

Una vez nace el bebé, entonces el cuerpo empieza a buscar recuperar su condición inicial y puede aparecer la incontinencia. No se trata de una pérdida de control de esfínteres, sino de una situación temporal mientras todo se va reajustando.

Sin embargo, esto no hace que sea menos incómodo para nosotras, pero más allá de la queja es importante que estés pendiente de que la situación va mejorando, y que de no ser así, lo consultes con tu médico que es quien mejor puede orientarte sobre cuánto tiempo tardará ó cómo tratar la situación.

Caída del cabello

De esto sí que nos hablan, pero soluciones pocas. Cuando estamos embarazadas esa cabellera se nos pone como de pasarela, pero en el postparto parece que vamos dejando rastro de nuestra vida con el cabello por todos lados.

Les diré que en mi primer postparto la cosa estuvo controlada en comparación a este segundo postparto, en que el siento que estoy enloqueciendo con la cantidad de cabello que pierdo al día. Sobre todo porque mis cabellos aparecen por todos lados inexplicablemente, y eso es más que desagradable.

¿De qué debes estar pendiente? De que te salga nuevo cabello. Si detectas que tienes huecos de cabello en la cabeza, no dudes en ir inmediatamente con tu médico.

Sensibilidad en la piel

En mi caso tengo dos cesáreas a cuestas, y nadie me había comentado sobre cómo sería la recuperación de mi cuerpo después de una cesárea. En mi primer postparto, tenía muchísimo miedo de que siquiera me limpiaran la herida (yo le tengo fobia a todas esas cosas) pero la primera vez que mi esposo me limpio la herida porque se me había mojado la cura, nos llevamos tremenda sorpresa, no sentía nada cuando me tocaba.

Es decir, tenía la zona con una excesiva sensibilidad para todo, la ropa, ir al baño, algunos movimientos, pero tocarme la herida era como si tocaran otro cuerpo. Y al no tener conocimiento de eso, llamamos inmediatamente a mi médico quien nos explicó que podía pasar.

Con la segunda herida paso algo similar, y casi un año después, sobre la cicatriz solo siento un hormigueo. De hecho, si le preguntas a otras mamis que han tenido a sus hijos por cesárea, algunas con incluso más de 10 años, te dirán que no han recuperado la sensibilidad en el área, otras te dirán que con el frío les molesta.

Resequedad de la piel

Esto pasa y son muy pocas personas las que lo advierten. Lo más importante es que puede ser una señal de que estás consumiendo menos agua de la que tu cuerpo necesita, y aunque es un problema menor que puede ser solucionado con agua y cremas, a veces puede ser muy incómodo, al punto que hay mamis que así como pierden cabello, pierden pellejos de los pies o podrían incluso tener resequedad en manos y en la cara.

Recuerda que necesitas tomar al menos 8 vasos de agua al día, y si estás amamantando puedes necesitar mucho más que eso. Además, si vives en un país con estaciones, esto también puede contribuir pues el frío, por ejemplo, tiende a secar.

¡No te descuides con esto tampoco!.

Contracciones post-parto

Durante algún tiempo sentirás como tus órganos se mueven y se contraen, y esto más que doloroso es una sensación extraña, pero a la vez normal porque tu cuerpo está reaccionando y cada uno de los órganos que se movió o se contrajo durante el embarazo, ahora está buscando de nuevo su posición.

Recuerdo que la primera vez que sentí una contracción postparto en mi vientre, me asusté muchísimo pensando que algo estaba mal, y fue en ese momento que mis amigas que ya habían dado a luz me explicaron que era normal, pero antes de eso, nadie me lo había advertido.

Variaciones con el apetito sexual

Hace unos días hice una pregunta en mis redes sobre si las mamis de mi comunidad habían sentido que su apetito sexual había disminuido con la llegada de los hijos, y no sólo respondieron a sí o no, sino que además algunas me escribieron para desahogarse con un gran sentimiento de culpa, y hasta de preocupación por el futuro de su relación de pareja.

Para hablar de esto quiero decir que el 67% de las mamis que participaron dijeron que sus ganas de tener sexo habían disminuido tras la llegada de sus hijos, y eso, aunque usted no lo crea, es tan normal como que las ganas se hayan mantenido igual o incluso hayan aumentado.

En algún momento les escribí un post sobre cómo cambia el amor después del parto, y hay que reconocer que el sexo tiene un peso muy alto en este sentido. Es una presión increíble la que puede sentir una mujer por tener sexo con su pareja, que tal vez desconozca que es lo que le está pasando a esa nueva mamá.

Básicamente no nos olvidamos de que somos mujeres y esposas, y sí, seguimos teniendo ganas de tener sexo, pero es muy probable que tu instinto maternal esté anulando esos impulsos y se fije en la necesidad de mantener vivo a ese bebé que acabas de traer al mundo. Entonces, el poco tiempo que tienes libre lo necesitas para reponer energías, así que seguramente querrás descansar antes de tener sexo.

Pero entonces también puede pasar, que ante esa ausencia de deseo, el padre reaccione a su instinto carnal y quiera ahora más que nunca estar con su mujer, y eso no quiere decir que él sea una mala persona, así como la madre, él también está respondiendo a un instinto.

Así que en este caso te voy a decir dos cosas, primero a veces toca buscar inspiración y reconectar con esa persona para que el sexo sea realmente placentero, pero las ganas volverán y volverán más rápido si tú te inspiras en buscar esas ganas. Segundo, es importante que hables con tu pareja de lo que sientes y necesitas, pues la falta de comunicación puede hacer mucho más daño que la falta de sexo.

Y por último en este punto también tengo que destacar algo. Tener sexo debe ser voluntario, nunca por obligación ni por presión, porque puede ser doloroso, incómodo y además hiriente más allá de lo físico.

Terminaré este post llamando a la reflexión de cada una de nosotras, pues más allá de lo que no nos dicen, cada una de nosotras también conoce su cuerpo y la forma en la que el cuerpo nos habla, así que debemos poner especial atención a esas señales y acudir con un especialista cuando sospechemos que algo no va como debería. Y también tener claro que el postparto es un proceso natural que debemos transitar sí ó sí, no hay forma de saltárselo, y la mejor forma de vivirlo es hacerlo desde el amor propio y el respeto por nuestros procesos.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

7 Comments

  • Reply Carla Sánchez Oficial febrero 17, 2021 at 9:21 pm

    Excelente tu artículo de eso que no nos cuentan sobre el post-parto! Es maravilloso poder encontrar un lugar donde todas como madres nos sentimos identificadas

  • Reply @Mamaenprocesomx febrero 17, 2021 at 9:34 pm

    La verdad esque cada mamá es diferente yo solo tuve una de estas pero tuve otras.

  • Reply Pilar febrero 17, 2021 at 10:50 pm

    Gracias Por compartir. Definitivamente hay muchos cambios físicos y emocionales luego del parto.

  • Reply Denise Gallamini febrero 17, 2021 at 10:54 pm

    Oh my god! El post parto. Mucho hablan del embarazo y poco de lo que viene después. En mi caso la caída del cabello ha sido graveee

  • Reply Florsilvestre febrero 17, 2021 at 11:36 pm

    Carla gracias por compartir ésta información!!! Conocer nuestro cuerpo, no aislarnos y buscar siempre apoyo, son importantes para superar éstas etapas!!!

  • Reply Lina febrero 18, 2021 at 12:01 am

    Por algunas he pasado, súper fuerte este tema mi muñeca y tan real! Gracias por tu post ayudará a muchas. Me hubiese encantado haberlo leído antes ♥️

  • Reply Ivone febrero 18, 2021 at 1:52 am

    Gracias por compartirnos tan excelente información. De mucha ayuda

  • Leave a Reply