Maternidad

5 hábitos que hacen más llevadero el camino

Las mamás somos humanas, ¿lo sabías? Sí, somos humanas como cualquier otra persona.

Eso quiere decir, que nuestra tarea de mamás no nos hace inmunes al cansancio, ni a las emociones negativas, ni a un montón de cosas a las que muchos suponen debemos renunciar una vez llegan los hijos.

Cuando estoy teniendo un mal día con las niñitas (que sí, a veces los tenemos), recuerdo a una pareja de 55 años de casados que me tocó entrevistar en mi antiguo trabajo; yo estaba próxima a casarme y recuerdo que en aquel entonces el húngaro me llevó al lugar de la entrevista, por lo que la señora conoció nuestra historia. Antes de irme la señora me dijo, “hija, usted está por casarse. Recuerde siempre nadie en el mundo ha sido feliz todos los días de su vida consigo mismo, no espere que eso le pase con su marido, ni cuando los hijos lleguen. Esa gente puede dar mucha alegría, pero nadie sonríe todos los días, al final lo que importa es que lo positivo sea más que lo negativo. Eso es lo que nos hace acercarnos a lo deseable, a lo perfecto”.

Nadie se levanta feliz todos los días

En ese momento no le hice mucho caso, pero 8 años después de casados, mira que entiendo muchas cosas y más con la llegada de los hijos. ¡Es cierto! Nadie todos los días se levanta feliz, y quien te diga lo contrario, te está mintiendo. Hay días que simplemente el cansancio o la rutina nos gana, hay días en los que nos sentimos mal, o que tenemos que salir de la cama porque debemos pero no porque queremos.

Es por eso que poco a poco he ido creando mis espacios, mis pequeñas victorias que me ayudan a hacer el camino mucho más agradable de lo que ya es. Porque sí, al final del día no importa que seas feliz todos los días, lo que importa es  que al menos lo positivo sea mucho más que lo negativo.

Ya varias veces les he comentado que sufro de ansiedad, y en ese camino de encontrar mi paz, me he fortalecido en pequeños detalles o rutinas que me conectan con lo realmente importante de la vida, y como ha sido de valor quiero compartirlo con ustedes.

5 rutinas que me ayudan a tener mejor actitud

  • Agradecer: Esto lo usan mucho los terapistas o psicólogos, sin embargo, yo no lo escribo sino que mentalmente, cada mañana, cada noche y en cada momento del día que puedo, agradezco por las cosas que tengo.
    Por ejemplo, en las mañanas agradezco por 3 cosas como que estamos sanos, tenemos alimentos, la risa de mis hijas. Durante el día, podemos agradecer individualmente o incluso en familia, durante la hora del almuerzo, agradecemos por los alimentos, porque tenemos un techo, por las cosas que hemos podido comprar. Y finalmente, incluso con las niñas en la noche, agradecemos las cosas bonitas del día.
    Confieso que practicar esto con mis hijas me ha dado una visión más amplia de las bendiciones que tenemos. Te invito a que le preguntes a tus hijos antes de dormir qué ha sido lo mejor de su día, y podrás encontrar nuevos motivos para agradecer, porque ellos nos conectan con lo esencial.
  • Cantar o bailar (o ambas): Está comprobado que la música tiene un efecto calmante y también para drenar. Entonces, busca esa música, sea cual sea, que te conecta contigo, que te hace sentir libre o en paz, y escúchala en determinado momento del día.
    Por ejemplo, yo me siento a escribir con un tipo de música y escucho otra diferente cuando estoy cocinando por ejemplo, o también hemos hecho un tiempo de baile libre con las niñitas lo que no solo nos hace drenar a nosotros el estrés o la carga de ser adultos, sino que además nos permite conectar con ellas de otra manera.
    Cantar también es una forma maravillosa de drenar nuestras emociones.
  • Hacer una lista de las cosas buenas (que tenemos o hemos hecho): Quiero aclarar que este es un punto en el que podemos confundirnos con la lista de agradecimiento. ¡Y no! Esta lista tiene que ver con darnos valor a nosotros mismos y a nuestros actos.
    Es muy fácil dejar de creer en nosotros, es muy fácil incluso restarnos méritos o tratar de minimizar las cosas que hemos hecho en distintos ámbitos de nuestras vidas. Y es por eso que es muy importante que esta lista sí la escribas en un lugar al que puedas acceder con facilidad.
    ¿Qué puedes poner en esa lista? Cosas materiales, si has conseguido hacer ese viaje que soñabas, compraste un carro o coche sin pedir prestado a nadie, te ganaste un premio en tu trabajo, tus clientes están satisfechos con tu trabajo, has mantenido vivas tus plantas, lograste hacerle una compra a tus padres, etc. Son esas pequeñas victorias que no deben pasar por debajo de la mesa.
  • Imaginar los escenarios en positivo: Nuestro cerebro nos juega muy feo a veces y nos hace creer que no seremos capaces de lograr las cosas. Esto está muy relacionado con el punto anterior. Es vital vibrar en positivo y eso solo se logra aceptando lo que hemos logrado y entendiendo que las cosas buenas también pueden pasar.
    De alguna manera estamos muy conectados al no, y no es fácil cambiar eso, así que cuando tengas un nuevo plan o proyecto, cuando te propongas algo, no pienses sólo en el ¿y sí no pasa?, plantéate primero ¿y si, sí pasa?.
  • Conectarse con un pequeño placer: Cuando nos convertimos en madres renunciamos a muchas cosas a la vez, pero hay cosas simples que nos pueden mantener conectadas a nuestra femineidad, a nuestra esencia y que definitivamente son pequeñas victorias propias.
    Pequeños placeres hay muchos, no tienen que ser costosos y tampoco lo tienen que saber en nuestro entorno. Por ejemplo, a mí me encanta reconectar conmigo misma a través de una ducha, o acostarme en una cama hecha con sábanas recién lavadas es como si me resetean. Comer helado antes de dormir y después de haberme cepillado los dientes, caminar descalza en la grama o en la arena, e incluso ese momento en el que voy a sacarme las cejas.
    Son momentos en los que literal me desconecto y dejo de pensar en todo.

La paz interior y el amor propio están directamente relacionados con la forma en la que vemos el mundo y en la que enfrentamos las situaciones o circunstancias de la vida. Separarnos de la queja, de la victimización y trabajar más en nosotras mismas, nos acercan sin duda alguna a la felicidad. Si nosotras no estamos bien con nosotras mismas, difícilmente podremos estar bien con el Universo.

Es por ello que quise compartir con ustedes algunas de mis rutinas, esas que me conectan con quien soy y que me ayudan a tener el equilibrio durante la crianza. Que sí, no mentiré, a veces se me escapa de las manos, pero eso no quiere decir que sea mala mamá o que no pueda llevar de nuevo el río a su cauce.

Es más, cada día comprendo más que en la medida en la que yo viva y se lo muestre a mis hijas, ellas mismas podrán crear sus propios estilos y patrones y decidir qué hacer en el futuro, y definitivamente yo quiero que ellas estén bien de verdad, no que aparenten ser algo que no son o no sienten.

¿Tienes tu alguna rutina que te ayude a reconectar contigo?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply Marines marzo 25, 2021 at 3:43 pm

    Me encantan estos tips! Muy importantes y necesarios 😘

  • Reply Mary De la Peña marzo 25, 2021 at 3:46 pm

    Espectacular el artículo, me encanta reconocerse conmigo misma cada vez que puedo, porque como bien dices no todos los días son iguales u ea imposibles estar todo el día feliz, pero sí pensamos en lo positivo en las cosas bonitas que ya tenemos, no se vivirá anhelando lo que se quiere, vivir más el presente y disfrutar de esas pequeñas cosas que sin duda son victorias personales. Ser esposa, mamá vivir para la familia no quita lo sueños los haces más grandes por ellos 😍🙌gracias por compartir siento que te conozco un poco más 💓

  • Reply Marines marzo 25, 2021 at 3:53 pm

    El de agradecer es vital y tambien hacer hna lista de las cosas buenas, muchas veces damos por hecho bendiciones y milagros del dia a dia.

  • Reply Ivone marzo 25, 2021 at 4:26 pm

    El agradecer al abrir los ojos es un básico en mi vida , y totalmente no todos Los días son iguales

  • Reply Paula marzo 25, 2021 at 5:19 pm

    Me parecen excelentes Tus consejos! Creo que agradecer es definitivamente la base de todo. Y luego, hacer listas y tener rutina para mí es básico.

  • Reply Mamaenprocesomx marzo 26, 2021 at 12:40 am

    Si.. nadie amanece feliz todos los días. Y si el cansancio nos alcanza y nos inunda. Me invade.
    Gracis oor recordarme que el baile me llena de ánimo junto a mi baby.

  • Leave a Reply