Migración

5 creencias que cambié al mudarme a Europa

Mudarnos a Europa me hizo cambiarme el chip, cambié mis creencias en muchos aspectos. La verdad es que ya vivir en Venezuela distorsiona un poco la forma en la que concebimos la economía y la misma vida, pero venir a este país, que cabe destacar es un país en desarrollo, me hizo apreciar un montón de cosas de las que no podía disfrutar, ni siquiera en mi continente.

Hacer ese cambio de mentalidad fue posible solo analizando la situación a profundidad y desde un punto de vista objetivo, entendiendo los cambios con el corazón, pero también con la disposición de aprender de otra cultura y otra visión.

Recuerdo que al llegar, una gran amiga que es una especie de hada madrina para nosotros, nos dijo “el buen emigrante tiene que venir con buena disposición de trabajar, con mucha mente abierta y saber hacer algo muy bien, sin importar si está o no relacionado con su profesión”.

Eso se clavó en nuestra mente y nos hizo entender que el proceso que viviríamos estaba colmado de experiencias culturales, sociales e incluso económicas, pues emigrar es como casarte con el país que te recibe. Lo aceptas con sus cosas buenas o malas, o simplemente tienes que dejarlo ir.

¿Qué me ha dejado vivir en Europa? Un sinfín de aprendizajes que me acompañarán a lo largo de la vida, pero hoy quisiera contarte sobre 5 cosas con las que tuve que lidiar desde que llegamos y que me hicieron cambiar completamente mis paradigmas.

1. Beber agua del grifo no te enfermará

Yo estoy segura de haberme enfermado del estómago los primeros días, simplemente porque no sentía confianza de tomar agua del grifo. Me daba pavor, lo confieso, pero ¿cómo no iba a darme miedo si había vivido 30 años escuchando que beber del grifo era peligroso para mi salud?

Así que hacer eso, sacar del grifo al vaso fue un gran paso en la ruptura de mis paradigmas. Después de que te acostumbras, entonces se traduce en un gran ahorro anual en gastos por agua embotellada, y menos plástico nadando por tu culpa en los océanos.

2. Los idiomas son una tabla de supervivencia

Un segundo o tercer idioma puede hacer la diferencia entre obtener un trabajo o no. Es increíble pero cierto, y sí, muchos ahora hablan español pero lenguas como el inglés son prácticamente vitales para sobrevivir en una comunidad multicultural.

No sirve machucar (como se dice en Venezuela), y sí, hay por allí algunas excepciones, pero muy pocas. Aprender un idioma extranjero debería ser obligatorio en la educación, tanto o más que las matemáticas o la lengua, pues comunicarse con el mundo es vital en la sociedad de hoy.

En Hungría, un empleado de supermercado o incluso un chófer de autobús te puede hablar al menos dos idiomas, entonces que tengas un título de abogado, médico o ingeniero, no vale de nada si no tienes otro idioma en tu currículo.

3. La educación pública siempre es una opción

El sistema educativo público en Europa en general, tiene un nivel muy alto en comparación a otros continentes. Pero no era fácil adaptarse a la idea, o creer que porque nosotros habíamos estudiado en colegios privados, nuestras hijas tendrían que hacer lo mismo.

Increíblemente, nos hemos dado cuenta que en algunos casos, incluso los colegios públicos cumplen con normas más estrictas que las instituciones privadas, así que prevalece ahora en nuestra preferencia el sistema educativo público.

4. Segunda mano no quiere decir que sea usado

Primero me daba asco de pensarlo, pagar por algo que un desconocido uso y cargar con esa historia detrás… hasta que un día me atreví a entrar a una tienda de estas y me encontré que aunque venden hasta ropa interior de segunda mano, no todo es usado, no todo tiene defectos, no todo es malo.

En una de mis visitas a estas tiendas, donde suelo comprar más que todo cosas para nosotros los adultos, hemos conseguido piezas con etiquetas originales, por menos del equivalente al 20% del precio original del producto. Por ejemplo, mi pantalón de maternidad favorito, lo adquirí en una de estas tiendas por 3.50$ siendo el valor de venta original de la tienda unos 35.99$.

Además esta es una buena manera de darle un respiro al Planeta.

5. Un carro es una decisión no un estatus

Pensábamos que una meta a corto plazo era ahorrar para tener un carro y no tener que andar por allí dando tumbos, hasta que conocimos el maravilloso sistema de transporte público de esta ciudad, disponibles además las 24 horas del día y a un precio relativamente bajo en comparación a otras capitales europeas.

Luego, nos fuimos dando cuenta que no era cuestión de estatus, muchas personas de menos recursos tienen vehículos (en condiciones malas, pero los tienen) y no por eso quiere decir que sean de cierto estatus, usar el transporte público es una decisión de vida prácticamente, y en un bus puedes encontrarte desde la persona que cobra sueldo mínimo hasta el CEO de alguna gran empresa.

Además alquilar carros, incluso por temporadas, será siempre más económico que comprar un vehículo y tener que lidiar con todos los gastos que conlleva como cambios de cauchos cada 6 meses, seguro, revisiones por temporadas, etc.

La ñapa

Por último, agregaría dos cosas. Una que descubrí que es posible bañarse en lagos sin correr riesgo de infecciones de la piel ni nada por el estilo, y que emigrar me hizo una persona más creyente, pero no necesariamente más religiosa. Perdí muchas de mis cosas materiales y emocionales, pero sí algo se ha hecho más fuerte, es mi fe.

¿Te ha pasado que cambias tus paradigmas al emigrar e incluso ahora te sientes más cómoda?

¿Qué has aprendido?

Las leo.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

12 Comments

  • Reply Lina Ocampo septiembre 14, 2020 at 2:00 pm

    Cómo me identifico contigo mi muñeca 🤲🏻 Adaptarnos y. A boat nuestro ship es indispensable para lograr nuestras nuevas metas en otro país ! 🤍 Si se puede 🤍

  • Reply Gaby septiembre 14, 2020 at 2:13 pm

    Si creo que todos los países latinos son muy similares, leía lo que aprendiste y realmente creo tener esas creencias aquí en mexico

    • Reply Mamaenprocesomx septiembre 14, 2020 at 4:26 pm

      Dejar la ciudad donde te has desarrollado es sumamente difícil. Todo lo que cuentas aquí .. me pareció súper difícil. Cuando
      Deje mi ciudad natal, y mi estado para moverme a una ciudsd ajena en todo me fue duro.. lloraba porque me perdía en las calles , la comida no me gustaba .. no encontraba ciertas especies.. el agua de la llave venia diferente. 🙈 pero .. decidí ver el lado iluminado y guiarme por la luz.
      Entonces descubrí nuevos sabores, hice rutas y aprendí a perderme encontrando nuevos lugares y a encontrarme en él sino de Regreso a casa. ❤️ Te deseo que te encuentres justo ahí en tu familia.

  • Reply Tere septiembre 14, 2020 at 2:19 pm

    Sin lugar a duda emigrar nos hace crecer, madurar en todos los aspectos. Las creencias de donde venimos también. He aprendido mucho en mis dos experiencias emigrando y no la a cambiaría por nada porque me han hecho mejor persona!

  • Reply Denise septiembre 14, 2020 at 2:20 pm

    Yo aprendí que todo lo que necesitas es a tu familia, lo demás es un extra. Son ellos los que imprimirán contigo, los más lindos recuerdos

  • Reply Gabriela septiembre 14, 2020 at 2:30 pm

    Definitivamente emigrar te hace crecer más por dentro y valorar toooodo lo que llega a tus manos y a tu vida… mi familia es lo más valioso que tengo… nunca he sido materialista… y hoy más que nunca las cosas que usamos las veo como acompañantes y no parte de tu vida …

  • Reply Luisana septiembre 14, 2020 at 3:10 pm

    Pues si! Me adapté a muuuuchas cosas nuevas y eso he ha hecho una mujer más completa!

  • Reply Nadezda septiembre 14, 2020 at 3:18 pm

    Que buen post, ame todos estos cambios de creencias, es verdad que cuando cambiamos nuestra zona de confort todo se expande y que rico poder vivir de maneras diferentes y ser felices.

  • Reply Anne Marie Leon septiembre 14, 2020 at 3:49 pm

    Me identifiqué con varias de tus creencias, como la del colegio público, y definitivamente uno tiene más fe.

  • Reply Mamaintuitiva septiembre 14, 2020 at 4:22 pm

    Me siento súper identificada con varias creencias que cambiaron en mi después de que me mude de sur America a norte America! Gracias por compartir

  • Reply Lia Rodríguez septiembre 14, 2020 at 4:35 pm

    Me encantó tu post! Y es que emigrar sencillamente nos enseña tanto 😍 yo también ahora veo cosas de segunda mano y mira que buenas me han salido

  • Reply Johannes Ruiz septiembre 15, 2020 at 3:35 am

    Emigrar es un aprendizaje constante y continuo. Lo delnagua del grifo y la educación pública nos sorprendió mucho al llegar a Europa al comprarlas con Venezuela

  • Leave a Reply