Maternidad

¿Cómo escoger el cochecito perfecto?

Fui la primera en ser mamá de mi grupo de amigas de la Universidad, pero ya venía de vivir muy de cerca la maternidad de otras amigas y familiares con quienes había disfrutado el proceso, y por eso creo que hubo cosas de la maternidad que no me agarraron tan desprevenida.
Les cuento esto porque luego cuando mis queridas amigas empezaron a quedar embarazadas, yo recibía llamadas de ellas para preguntarme cosas como qué cosas debían tener porque sí para el bebé, para ellas, qué empacaban para el nacimiento o qué cochecito debían comprar.
Recientemente, un par de mamis primerizas me escribieron por las redes para preguntarme sobre nuestro cochecito, ya que lo habían visto en distintas fotografías de mi feed y nunca había hablado de él. Es por eso que decidí escribir sobre este tema del que tengo una lista de recomendaciones que va más allá de hablarles de una marca específica, aquí les cuento cómo escoger su cochecito ideal, porque sí, cada familia tiene necesidades distintas y por ende cada una de ustedes encontrará su cochecito ideal.
Emprezaré hablando sobre la pregunta precisa que me hicieron, ¿qué coche utilizamos nosotros? Y la verdad es que el nuestro fue un regalo que nos dieron mis tíos, lo agradecimos muchísimo porque antes habíamos comprado un cochecito MacLaren tipo paraguas, que la verdad no era nada útil para los primeros meses del bebé, pero este regalo además tuvo un especial significado porque venía de segunda mano, así que extendimos la vida útil de este valioso artículo.

Nuestro coche es un modelo que ya está fuera de mercado de la marca Combi. Si se los nombro así pensarán que es una marca cualquiera, pero lo cierto es que es una empresa americana muy especializada en el tema de cochecitos y la comodidad del bebé.
Me puse a revisar la página web de la marca, y yo particularmente no compraría ninguno de los modelos que tienen disponibles actualmente, pero más por un tema de espacio que de calidad. Porque la verdad es que esta carroza de la princesa nos ha salido muy buena, sin embargo, los modelos que están diponibles de esta marca en su web no cumplirían los estándares que nosotros tenemos como familia.
¿Y cuáles son esos estándares Carla? ¿Qué es lo que debe tener un cochecito para ser perfecto?
Pues yo creo que son 6 las características básicas, y aquí les cuento:
1-Ligero: El peso es una característica vital. Que sea un cochecito liviano te ayudará muchísimo en el transporte, a la hora de subirlo o bajarlo por unas escaleras o de meterlo en el maletero del carro.
2- Plegable y compacto: Muchas mamás se enamoran de unos coches por las marcas o porque están de moda, y resulta que ni saben la utilidad de lo que compran. 
Que un coche sea lo suficientemente plegable o compacto te permite almacenarlos en menos espacio, utilizarlo para viajes en avión sin incurrir en el pago de tarifas adicionales, es fácil de trasladar y además menos molesto si vas en el transporte público ocupando todo un pasillo por las dimensiones de tu cochecito.
3-Ruedas acordes a tus necesidades: Este punto es muy importante porque es lo que define el tipo de coche que necesitas para tu bebé. Si eres una mamá que planea salir a correr (literalmente como deporte) por la ciudad o la montaña, seguramente necesitarás un coche con cauchos grandes que permitan la amortiguación de la silla del bebé y a la vez te faciliten el paso por las calles.
Unas ruedas muy pequeñas servirán en casa y ambientes controlados, ya que las mismas tienen la facilidad de trancarse en cuanta zanja o irregularidad se consigan.
Unas ruedas medianas te funcionarán muy bien si usas el cochecito para moverte por la ciudad, ir al parque de piedritas e incluso no se enterrará con facilidad en la arena.
A nosotros nos han encantado las ruedas medianas, de unos 12 centímetros de diámetro, pero las perfectas para tu familia lo dictarán tus necesidades.
4- Cambio de posición de la silla o la baranda de empuje: Esto se ha convertido para mi en una de las desventajas de mi coche, simplemente porque caminamos mucho y la posición del Sol a veces es molesta para la peque. Diría que nuestro cochecito hubiese sido perfecto si hubiésemos podido variar la posición de la silla según nuestras necesidades, pues con este modelo la silla es fija y solo puede ir en sentido hacia la calle, lo cual le incomodaba mucho a la bebé los días de más Sol.
Actualmente en el mercado existen muchos modelos que te ofrecen la posibilidad o de voltear la silla o de mover la baranda de empuje a fin de que puedas ir de frente al bebé o el bebé de espaldas a ti.
5- Espacio de almacenamiento: Si como yo usas el cochecito para todo, el espacio de almacenamiento es vital. Tener una buena cesta de almacenamiento me ha permitido resolver las compras cuando se me ha quedado el saco de mercado en casa, salir sin pañalera a paseos cortos dado que en un sobre de tela llevo lo que necesito y lo puedo guardar allí; es también el lugar perfecto para guardar los juguetes que necesitaremos en el parque durante los días de verano y pare usted de contar.
6- Fácil de lavar o limpiar: El cochecito te acompaña a todos lados y por ende va recogiendo toda la mugre de la calle, sin contar las veces que los peques comen allí y se van depositando los residuos. La facilidad de limpieza te brindará mucha tranquilidad, pues a fin de cuentas no querrás que tu bebé repose sobre un almohadón sucio.
Nosotros lavamos el asiento del cochecito en la lavadora por lo menos una vez cada tres meses, y lo aspiramos cada quince días. Esto es porque de verdad el coche es uno de esos artículos que desde que emigramos, utilizamos casi todos los días.

Definitivamente cada mamá y su bebé tienen necesidades diferentes, y sí, todas queremos al principio cosas hermosas, pero terminamos entendiendo que no todo lo más bello es en sí lo más útil, así que regirnos solo por la belleza de un artículo puede ser muy costoso para la economía familiar.

En cuanto a escoger el color, ya es una decisión muy personal, pero si me toca escoger a mi por practicidad, me iría por colores como el negro, el azul marino o el gris por el tema de disimular el sucio.
Por último, te recomendaría escoger un cochecito que te funcione desde el nacimiento hasta los 3 años o más y esto depende del peso del niño, así que lo escogería para pesos entre 3 y 20 kilos, teniendo un margen bien amplio. Puede que sea más costoso, pero si sacas bien tus cuentas, terminarás dándote cuenta de que ahorrarás a largo plazo al evitar comprar otro cochecito a mitad de camino.

¿Qué te ha parecido mi lista? ¿Agregarías algo más? Estaré feliz de saber cómo te ha resultado escoger tu cochecito ideal.

Previous Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply