12 propósitos de Año Nuevo para madres reales
Maternidad

12 Propósitos de Año Nuevo de una mamá real

Cada año que empieza, nos planteamos un montón de metas que con frecuencia se van quedando en el camino, y eso fue algo que particularmente me hizo ruido el año pasado, porque sentí que mis metas no tenían que ver directamente conmigo y cuando explotó el tema de la pandemia, todo quedó en veremos.

Es por eso que este año he pensado en unas metas que dependan prácticamente en su totalidad de mí, y de mi entorno directo, lo que me garantiza de alguna manera que podré cumplirlas a cabalidad.

Y me gustó la idea de compartirlo con mi tribu, porque he aprendido que ver hacia adentro es necesario para entender lo que damos y lo que aceptamos en nuestra vida.

Propósitos de Año Nuevo para mamás reales

Lo que hemos decidido hacer con nuestras vidas debe hacernos estar bien y en paz.

He aquí mi lista de doce propósitos que me he planteado este año, sin un orden específico pero que pueden servirte de inspiración:

  1. Sentirme bien conmigo misma, con lo que estoy haciendo y con mi entorno. Puede parecer que este punto son tres cosas distintas, pero no es así. Para sentirnos bien con la decisión que hemos tomado tenemos que respetarnos mucho y entender dónde estamos paradas.
    Si decidí que voy a dejar de trabajar un tiempo para criar a mis hijos, no puedo pasar ese tiempo lamentándome por lo que dejé atrás ni angustiándome por cómo será eso cuando quiera regresar; o si por el contrario hemos decidido que volvemos al trabajo tan pronto sea posible, o que tal vez quiero cambiar mi rumbo económico, etc. Lo que hemos decidido hacer con nuestras vidas debe hacernos estar bien y en paz con nosotros mismos, y no quiero decir con esto que no haya días en los que sintamos que no vamos por el camino correcto, pero la mayoría del tiempo deberíamos sentirnos satisfechas.
  2. No juzgar a otras mamás. Cada una de nosotras hace lo mejor que puede con lo que tiene, y aun así todas somos la mejor mamá del mundo para nuestros peques. Sin embargo, cada vez con más frecuencia y facilidad podemos juzgar, así que en vez de lanzarnos a esa opción a la primera, me propongo no lanzar juicios de valor sin antes pensar que cada familia, y especialmente, cada mamá tiene condiciones y circunstancias distintas a las que enfrentarse, y como no son mis propias condiciones, entonces me limitaré a no juzgarla.
  3. Jugar más con mis hijas. Para lograrlo sé que tengo que terminar de entender que ellas crecerán tan rápido, que el tiempo que invierto en otras cosas me puede robar esos pequeños momentos con ellas.
    Así que decido establecer un tiempo mínimo diario para sentarme con ellas a jugar sin tener más distracciones alrededor, después de todo, en el futuro recordaremos estos momentos y cómo nos sentimos.
  4. Comer mejor y beber más agua. Que estemos bien física y mentalmente es fundamental para ser buenas madres, por eso me he propuesto este año comer mejor, tomar más agua y dormir cuando sea posible hacerlo.
    La alimentación es vital para determinar nuestro estilo de vida y de alguna manera predecir nuestra salud a futuro, así que si quiero ser una mamá sana a los 60, debo empezar ya a cuidar más de mí y de mi cuerpo que es mi templo.
  5. Cultivar el amor propio. Me acepto como soy, me amo como soy y trabajo cada día para sentirme bien conmigo misma, no para los demás. Es en mí que vive la fuerza, la energía vital de mi vida, y lo que siembro en mi es lo que puedo ofrecer a los demás, así que el amor propio no terrenal, será una de mis prioridades.
    El amor propio no tiene que ver con lujos o gustos en los que despilfarremos dinero, sino en esos pequeños actos de amor en los que nos reconocemos a nosotras mismas, en el que nos decimos “oye, qué linda soy. Qué bien me veo. Qué bien me siento”.
  6. Quejarme menos y orar más. Desde hace un tiempo mis paradigmas de espiritualidad han cambiado un poco, así que trato de ser más humana real, una que ve al prójimo con respeto y aceptación a pesar de las diferencias. Me he prometido en este aspecto orar más en conexión conmigo misma, y esto se puede hacer desde una conversación hasta por una meditación, y a la vez quejarme tan poco como sea posible.
    La vida es un regalo preciado, y cada experiencia que vivimos trae consigo un valioso aprendizaje. Quiero ver eso, no lo malo, sino lo que puedo aprender de cada situación.
  7. Establecer acuerdos con mi pareja. Nos volvemos padres y a veces se nos olvida que la pareja sigue estando allí, así que quiero seguir estableciendo acuerdos con mi pareja este año para fortalecer el vínculo que nos une más allá de los hijos.
    El ser amigos ante todo porque es eso lo que nos permitirá mantener una sana relación toda la vida sin importar si seguimos juntos o nos separamos, crecer como amantes y ser fiel a nuestro matrimonio, con altas y bajas, pero siempre aprendiendo de cada tropiezo, disfrutando cada oportunidad y entendiendo que, aunque siempre seremos padres, nos debemos el uno al otro, y es importante cuidar nuestra relación.
  8. Dedicarle tiempo a un hobby que me desconecte. Que si me gustaría pintar y no me atrevo. Entonces este es el año en que me propongo conseguir eso que me hace sentir viva, que me conecta con una fibra que he dejado pasar por años, y le dedicaré un tiempo exclusivo a eso.
    La meta de tiempo la define cada una de nosotras, pero es importante que este tiempo sea de uso exclusivo para esta actividad. Sin interrupciones, ni distracciones, solo tú con tu hobby.
    Si no sabes lo que te gusta, entonces permítete explorar, porque en esa exploración puedes conocer muchas cosas importantes de ti.
  9. Tener un tiempo propio. Más allá del hobby, es importante tener un tiempo diario para mi autocuidado. Me propongo este año, definir ese tiempo diario, para darme un buen baño, para ir a la peluquería, para leer un libro, para ver una serie, etc.
    Es muy importante que nos prioricemos.
  10. Hablar más con mi familia. Estar lejos de la familia extendida es uno de los retos más grandes que supone la migración. El miedo a no volver a verlos vive con uno, pero las distancias se pueden acortar gracias a la tecnología.
    Mantener ese contacto con las raíces sanas, se convierte en una prioridad, porque como madres migrantes también es importante para nosotros que nuestros hijos entiendan todo el background que hay detrás de ellos.
  11. Invertir en vez de gastar. Para mi este punto es muy importante. No quiero comprar porque está en oferta sino porque lo necesito, quiero invertir en cosas realmente valiosas, no gastar en objetos que terminarán en una esquina llevando polvo o que sacaré en la próxima limpieza profunda de mi casa.
    Es algo en lo que tengo que trabajar mucho, pero sé que valdrá la pena. Los niños nos enseñan que la cantidad no importa, sino la calidad, y esa es la regla que quiero aplicar.
  12. Ayudar siempre que esté en mis posibilidades. Me encanta ayudar, pero a veces quiero dar más de lo que tengo y eso me frustra. Así que me propongo seguir ayudando en la medida de mis posibilidades.
    Ayudar sin esperar nada a cambio, ayudar cuando sea necesario, ayudar sin que eso afecte mi núcleo.
Comparto uno de mis mantras contigo. Úsalo cuando lo necesites.

¿Qué propósito añadirías a tu año nuevo? Me encantaría leerlas.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Carla Sánchez Oficial enero 4, 2021 at 2:31 pm

    Que maravillosos cada uno de tus propósitos de año nuevo. Estoy segura que impactarán muchísimo tu vida y la de tu familia✨ Yo añado a mis propósitos de 2021 delegar aún más (en diversas áreas de mi vida) y confiar en que todo sucederá de manera perfecta 🙏🏻

  • Reply Florsilvestre enero 4, 2021 at 2:57 pm

    Carla, tus propósitos de Año Nuevo están muy completos y me identifico tanto con ellos!!!! Más allá de todo, es disfrutar éste camino de la vida!!! Gracias por compartirlos y que tengas un feliz año!!

  • Leave a Reply