Maternidad

10 cosas que me hubiese gustado saber sobre amamantar

Hubo cosas que hubiese querido saber sobre amamantar antes de lanzarme al ruedo, que nadie me advirtió y que de saberlas no habría tenido tantas inseguridades en el tema. Aquí te cuento cuáles son esas 10 cosas.

Seguimos en la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, y hace un rato estaba pensando en todas esas cosas que me hubiese gustado saber antes de iniciarme en la lactancia, pero que nadie me dijo.

La lactancia materna tiene mucho de instinto pero también tiene mucho de miedo. Miedo de nosotras las mamás, que en nuestro propio desconocimiento vamos dudando de si está bien o no, si el bebé comió bien o no si lo que estoy sintiendo es normal o no.

Y es que sí, sobre maternidad hay un montón de información pero ni todo es útil, ni todo es cierto, ni a todas nos pasa igual. Y también hay un montón de cosas de las que nadie habla, y allí es donde crecen nuestras inseguridades. Así que toca filtrar muy bien, pero a la vez nos toca vivir nuestras propias experiencias, muchas veces sin saber que algunas de estas cosas pasarán y nos agarrarán de sorpresa.

Hay 10 cosas que a mi me hubiese gustado saber sobre amamantar que nadie me advirtió, y que yo quisiera compartir hoy con las nuevas mamás o con esas mamitas que están en la dulce espera.

1-Lee e infórmate.

La información es poder y este caso no es la excepción. Es muy importante leer sobre los beneficios de la lactancia, las posiciones para amantar, el agarre del bebé, qué podemos esperar, cómo son las evacuaciones, etc. Es muchísimo lo que podemos encontrar en internet, pero es muy importante también que nos guiemos por personas preparadas en la materia o incluso por instituciones como la Liga de la Leche.

2- La lactancia es instintiva pero necesita supervisión.

Con mis dos hijas ha sido que me las pongan en el pecho y que ellas mismas empiecen a moverse para buscar su teta. Con la primera quedé impactada, le tomó menos de 1 minuto empezar a comer sin mi ayuda, mientras mi cuerpo continuaba dormido por la cirugía, y de eso nadie me había advertido.

Ya con la segunda ya tenía la experiencia de la primera, pero igualmente el encuentro fue mágico y mi esposo estuvo allí para presenciarlo todo y ayudarnos a mejorar el agarre.

Los bebés nacen con el instinto de mamar, sin embargo, es importante estar pendientes del agarre, la posición del bebé y de mamá, e incluso de la succión. Y sí, mamá también necesita estar bien emocionalmente.

3- Amamantar no duele, pero sí es extraño

Tuve las dos versiones radicales “duele un montón” o “amamantar no duele”; y si bien es cierto que si hay un buen agarre y una buena posición, amamantar no debería doler, desde mi experiencia siento que no es dolor pero si una sensación muy extraña a la que finalmente terminas acostumbrándote. Pero dolor, dolor, no es.

Las veces que sentí dolor con la lactancia, enseguida contactamos a los especialistas porque supimos que no era normal, pero sí, la primera vez que sentí esa succión en mi pecho fue muy extraño, como cuando se te duerme una pierna, que no es doloroso pero puede ser desagradable.

4- Confía en lo que sabes, sigue tu instinto.

En la maternidad todos opinan, no con mala intención pero sí muchas veces de una forma muy ligera que nos puede generar dudas y hacer sentir un poco inquietas. Empezamos a escuchar que si te usa de chupete, que si ya tu leche no lo alimenta, que esto o aquello, y no contar con la información correcta puede hacernos titubear y separarnos de la decisión que hemos tomado.

Entonces, escucha pero no te tomes los comentarios de forma personal. Confía en lo que sabes, y si tienes dudas consulta con una asesora de lactancia, nadie mejor que ellas para apoyar a una mamá lactante en aprietos.

5- Hay una etapa llamada «brote de crecimiento«

No lo vimos venir, y la primera vez que nos pasó pensamos que algo estaba mal, que mi leche no era suficiente, que a la bebé le dolía algo, nos paseamos por un montón de teorías hasta que nuestra asesora de lactancia nos dijo que estábamos atravesando un brote de crecimiento, esa etapa en la que el bebé come más para preparar al cuerpo de mamá a la producción que necesitará a medida que vaya creciendo.

6- A mayor succión…

Este es un mantra para las madres que amamantamos, “a mayor succión, mayor producción” y debemos aprendérnoslo para no dudar de nuestra capacidad productora, pues muchas veces sentimos que no estamos alimentando bien a nuestros peque y toda esa duda nace de los comentarios del entorno. Pero lo cierto es que a mayor succión, mayor producción, y no en vano el bebé ya viene configurado para eso, y cada cierto tiempo demandará más y más leche, para también ayudar a su estómago a crecer.

Sára y Shantal tomadas de la mano, mientras yo amamantaba a la más pequeña a los pocos días de nacer.

7- El apoyo familiar es vital

Hemos dejado claro antes que amamantar no es tarea sencilla, y en ese sentido el apoyo familiar se vuelve vital. Una mamá de un recién nacido necesita apoyo, contención y también mucha atención, y para eso está la familia, los amigos cercanos y la tribu.

La familia o la pareja, son piezas claves en el período de lactancia, pues el bebé depende mucho de mamá durante este tiempo, y de alguna manera mamá pierde libertad de hacer cosas simples, como alimentarse, cocinar e incluso ir al baño. Entonces es el círculo quien la respalda y apoya.

8- Toda tu ropa no será apta para amantar

Antes de tener a mi bebé, amaba usar franelas de cuello alto e incluso vestidos sin escote. Llegada la hora de salir con mi bebé, me di cuenta de que no toda mi ropa era apta para dar pecho, así que tuvimos que reformar un poco el closet, sobre todo para quedarme con las piezas con las que realmente me sentía cómoda amantando en público.

9- No necesitas todos los accesorios que te ofrecen

Que si pezoneras, extractores, almohada de lactancia, silla para amamantar, ropa de lactancia, cremas para pezones agrietados y un montón de cosas más que muchas veces se quedan en un rincón.

Aunque cada mamá es un universo diferente, en mi caso no necesité de cosas extras, sólo mi cuerpo, pero la almohada de lactancia sí que fue una gran ayudar en todo sentido, y eso sería lo único en lo que invertiría si tuviera que escoger de entre muchas cosas. Porque incluso, para los pezones agrietados no hay mejor medicina que la propia leche.

La recomendación es que antes de gastar en un montón de cosas, compres lo realmente prioritario y por el camino veas en qué puedes invertir tu dinero.

10- El proceso es único

Dicen que no ha nacido la persona que defina la fórmula exacta de la leche materna porque de haberlo hecho todos hubiesen querido comprarla, y es que la leche materna es un elemento vivo, casi que con inteligencia propia que deja un montón de beneficios físicos e incluso emocionales.

Finalmente, nadie me advirtió que la lactancia era un proceso de conexión único con mi bebé que no se puede comparar con más nada en la vida. Y eso también me hubiese gustado saberlo, para no perder tiempo distrayéndome con el celular o el televisor, sino conectando con su mirada, hablándole de cosas bonitas de la vida, o simplemente entendiendo que estaba ahí, en ese preciso momento, alimentando a mi bebé.
Tenía idea, escuchaba, pero hasta que no lo viví no supe lo poderoso del momento, y tal vez lo bonito de esto fue que me agarró de sorpresa pero pude terminar disfrutándolo un montón.

¿Qué hubieses querido saber tú, o qué le dirías a una futura mamá que se prepara para amantar a su bebé?

Previous Post Next Post

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply Ama agosto 7, 2020 at 2:24 pm

    Como me hubiese encantado tener toda esta info hace 10 años! La voy a compartir, gracias!

  • Reply Florsilvestre agosto 7, 2020 at 2:31 pm

    Para una lactancia materna exitosa y aunque es un proceso natural, estoy de acuerdo contigo qué hay que prepararse y contar con apoyo. Yo tuve la
    Fortuna de contar con un centro de lactancia que fue mi guía durante el proceso 🤗

  • Reply Yulissa agosto 7, 2020 at 2:37 pm

    Totalmente, me hubiera encantado leer más sobre amamantar a mis hijos.

  • Reply Rose agosto 7, 2020 at 2:52 pm

    Uff me hubiera encantado leer este texto cuando estaba lactando, gracias por compartir tan valiosa información 💓

  • Reply Lia Rodríguez agosto 7, 2020 at 3:20 pm

    Encantada con tu información, se que a varias de mis amigas que están en espera y que están lactando les caerá como anillo al dedo. A mi me volvieron loca con las opiniones y decidí informarme más y asi llegue a sentirme segura u poder hacerlo.

  • Reply Stefany rolong agosto 7, 2020 at 3:30 pm

    Yo hubiese deseado haberme informado más, deje de lactar a los 7 meses solo por que pensé que al regresar al trabajo no sería posible y hoy veo que pude haber seguido, en definitiva necesitamos más información.
    Gracias por esta información

  • Reply Anne Marie Leon agosto 7, 2020 at 3:44 pm

    Super ciertas todas estas verdades sobre amamantar, cuando uno es primeriza te llenas de artefactos, y siempre usas la mitad, y con suerte jiji, lo de la ropa también me sonó familiar, es una inversión necesaria, al menos unas piezas, y los brotes de crecimiento, como olvidarlos, que recuerdos de esa época que parece interminable, pero que pasa tan rápido! Gracias!

  • Reply Gabriela agosto 7, 2020 at 3:46 pm

    La lactancia materna es una bendición para nosotras las mujeres y un proceso único para cada una!, pero definitivamente hay cosas que nos enteramos ya en el momento y que bueno es haberlas podido saber antes… para prepararnos o tener menos ansiedad, GRACIAS por compartir estos tips tan valiosos para las nuevas mamis!!!!

  • Reply Marines agosto 8, 2020 at 2:56 am

    Que buena información! Tambien me hubiese gustado saber todo esto!!! Gracias por compartir!

  • Reply Marines agosto 8, 2020 at 2:56 am

    Ufff lo de la ropa! Es importantisimo!!! Y saber q uno no usa todo lo que piensa que usa!!!

  • Leave a Reply